JOSÉ BECERRIL MADUEÑO, REPUBLICANO Y SOCIALISTA, excelente químico y profesor de Ciencias de Instituto, FUSILADO por los franquistas en Baza en 1939

Jose Becerril Maduenno word pressJosé Becerril Madueño nació en 1889 en Alcalá de Guadaira, Sevilla. De extracción humilde, se costeó la carrera de Ciencias Químicas obteniendo 15 matrículas de honor mientras trabajaba de mancebo en una farmacia alcareña. En 1914 era profesor de Agricultura y Técnica Agrícola e Industrial en el Instituto de Sevilla así como de Ciencias Naturales en colegios asociados, ayudantías gratuitas por lo que en 1920 trabajó como químico en empresas de abonos, y fue profesor del laboratorio municipal de Higiene del Ayuntamiento de Sevilla en1922. En 1929 fue nombrado profesor numerario de Ciencias Exactas y Físico-Química del Instituto local de Arrecife, y posteriormente director.

Se casó con Trinidad Gómez Ordóñez, también de Alcalá, donde nació su único hijo en 1926. José Becerril empezó su compromiso político en enero de 1922 en la agrupación socialista alcareña. En 1927, se afilió a la logia Filipinas adoptando el nombre masónico de Germinal. Con el advenimiento de la República, José Becerril se adhirió al nuevo régimen como concejal del cabildo insular de Arrecife, y luego Cabildo al servicio de la República. En 1932 consiguió plaza de profesor de Matemáticas del Instituto de Baza, donde fue nombrado director.

Becerril promovió la primera emisora de radio de Baza y su comarca: «para divulgar la cultura por medio de conferencias, cursos de idiomas, lectura de clásicos, audiciones musicales, etc.». Organizó la biblioteca del Centro que también fue la pública o popular de la ciudad. El compromiso Republicano y socialista de Becerril, y su defensa de la escuela laica, generó tensiones con la Iglesia y con grupos sociales e ideológicos reaccionarios bastetanos, granjeándose la enemistad de las clases dominantes tradicionales. Becerril era muy cumplidor con sus compañeros, pero surgieron problemas cuando las cuestiones profesionales se mezclaron con las diferencias políticas. En 1934, la mayor amenaza del centro era su supresión, pero un amplio movimiento social y político consiguió su consolidación alcanzando la categoría de Instituto Nacional.

Con la victoria del Frente Popular, la reanudación de las clases fue anormal, los profesores derechistas se negaron a incorporarse: Con la Guerra Civil las clases conservadoras y sus hijos se retiraron de la escena y del Instituto. Cuando Granada cayó en manos rebeldes, Baza se convirtió en la capital Republicana de la provincia, consiguiendo una situación de gran estabilidad gobernando el bloque marxista del PSOE y el PCE, y desde finales de agosto un comité revolucionario socialista, comunista, Republicano y anarquista. Becerril se unió a la causa Republicana, aunque no colaboró en los comités, ni fue concejal, ni fue dirigente “del Frente Popular». Como socialista José Becerril se alineó con el bando de Juan Negrín, partidario de la unión con los comunistas para ganar la guerra. Puso su pequeña emisora al servicio de la causa antifascista, emitiendo desde su casa, funcionando hasta el final de la guerra con ayuda popular. La actividad docente fue intermitente y con retrasos a causa de la guerra. Se siguió potenciando la Biblioteca del Instituto, la única de la ciudad. Cuando entraron los «nazionales», a partir del 30 de marzo de 1939, el Instituto de la República fue clausurado, varios alumnos lloraron porque este cierre.

El 30 de marzo de 1939 los franquistas detuvieron a Becerril y a su mujer, Trinidad Gómez, dejando a su único hijo, José, completamente solo y desamparado. Junto al instituto de 2ª Enseñanza, José Becerril Madueño, catedrático de Matemáticas, de complexión fuerte, 50 años, recibió el bofetón de un mozo falangista, que había sido alumno suyo, rompiéndole las gafas. A Trinidad la condenaron a 20 años y 1 día por adhesión a la rebelión, estando presa 6 años. José Becerril fue prisionero en la cárcel en condiciones lamentables, siendo duramente maltratado. En su juicio Becerril fue acusado de dirigente del Partido Socialista, masón, emitir conferencias marxistas desde una emisora, político de extrema izquierda, ateo, asesorar comités revolucionarios. Su ideología, la pertenencia a la masonería y al Socialismo, y el papel de su emisora son verdades evidentes, y para los franquistas el máximo enemigo que había que aniquilar. Sin embargo, no se le pudo probar ningún asesinato ni ser inductor de ningún crimen. Condenado a muerte, la sentencia fue ejecutada el 4 de septiembre de 1939 por un pelotón militar junto a Manuel Bou Pardo, agente comercial, concejal y afiliado a Izquierda Republicana.

Por su afán en desarrollar el Instituto Nacional de Enseñanza Secundaria de Baza, la enseñanza, la cultura, Becerril merece un reconocimiento. El Instituto fue un éxito, para la época tenía mejores instalaciones, nuevos medios de enseñanza, más alumnos, más medios como biblioteca, emisora, estación meteorológica, residencia de estudiantes, amplia oferta de sus servicios además de la docente, cursos nocturnos para obreros y obreras, cine didáctico, emisiones con fines culturales. Es una infamia y una canallada, por quienes se levantaron contra el régimen Republicano, clausuraron el instituto, asesinaron a su director, que le acusaran de su decadencia.

Su lucha por la educación y la cultura públicas le costó la vida, y en Baza le ha sido reconocida al ponerle su nombre a la biblioteca municipal, convertida desde su construcción (en 2014) en la principal instalación de promoción a la lectura y cultural de Baza, como símbolo ejemplar de la recuperación de la Memoria Histórica.


Documentos: Generaciones de Plata (Juan Hidalgo Cámara). Cadena Ser (Jaime Bedmar). Ideal Baza (José Utrera). Ideal en Clase (Juan Antonio Díaz Sánchez)


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ