Los franquistas ASESINARON a decenas de REPUBLICANOS en Quintanilla de los Prados y Alto de La Mazorra (Merindades de Burgos) en el Otoño de 1936

Quintanilla de los Prados y Alto de La Mazorra word pressEn las Merindades, los franquistas habían cometido multitud de asesinatos de Republicanos durante el verano de 1936. En Espinosa de los Monteros las matanzas fueron escalofriantes, como las que se produjeron el 20 de octubre. Muchos vecinos de este pueblo fueron ejecutados a lo largo de la guerra y posguerra. A partir de Octubre, en las Merindades, arreciaron los asesinatos y desapariciones.  El día 4, Florencio Pereda García escribiente del ayuntamiento de Espinosa murió asesinado en Villalázara de Montija, y también Rogelio Fernández Saínz de la Maza, vecino de Quintanilla de Los Prados. El día 5, Julio Baranda Revuelta de Santa Olalla, fue asesinado sin que conste lugar y causa.

El 25 asesinaron a los vecinos de Para (Espinosa) Antonio Bustillo Martínez de 42 años y a Claudio Villate Martínez de 50 años. A partir de entonces comenzaron a producirse asesinatos en masa que acababan ocultos en el fondo de fosas comunes. El 27 de octubre los falangistas tendieron una trampa mortal al vecindario de Loma de Montija. Los vecinos, entre los que había varias mujeres salieron a recibir a elementos falangistas disfrazados de republicanos. Fueron rápidamente detenidos y montados en los camiones atados con alambres a la espalda. Llevaron a 24 personas a Quintanilla de los Prados, donde 18 hombres fueron inmediatamente fusilados. Al día siguiente fusilaron a las 6 mujeres del grupo. Finalmente fueron tirados a fosas.

Ambos grupos pudieron ser inhumados posteriormente y 17 hombres y 5 mujeres fueron identificados. Los hombres eran: Agustín Baranda Muñoz de 41 años y su hermano Carlos, 54; José Gómez Arenal, 62; Ángel González Mena, 29; su padre Benito González Moral, 73; Pablo Gutiérrez Regúlez, 38; Esteban Huestamendia Martínez, 51; Victoriano López Pereda, 36; Toribio Martínez López, 60; Deogracias Martínez Muñoz, 53; Abel Martínez Pardo,42; Emilio Muñoz Ezquerra, 33; Lorenzo Ortiz Ezquerra, 60; Andrés Rasines Martínez, 61; Enrique Ruiz Pereda, 56; Gabriel Sáinz-Ezquerra Mena, 42 y Juan Villamor Ortega, 37.

Las mujeres eran: Carolina Chaves González de 32 años, su hermana Lidia, 23 y la madre de ambas Paulina González López, 63; Emilia Mena Muñoz, 67, esposa de Benito González y madre de Ángel González. La 5ª mujer podría ser Eufemia Alonso Pereda, 38 años, vecina de Villamartín de Sotoscueva, aunque asesinada en octubre de 1937, un año después. Faltan nombres de otras mujeres desaparecidas del pueblo por falangistas: Juana Mena Muñoz de 64 años, hermana de Emilia, y María Dolores Gómez Martínez.

En Noviembre murió asesinado Benjamín Ruiz-Palacios Fernández de 47 años, vecino de Para (Espinosa), enterrado en el monte Edilla o en la cuneta de la carretera a Villalázara de Montija. En este mes desaparecieron Paulino Gómez Ruiz de 51 años; Francisco Gómez Martínez, 58; Bonifacio Gutiérrez Barquín, 42 y Francisco Ruiz Fernández, 45 de La Parte (Sotoscueva), todos casados y labradores, un oficio peligroso. Sus cuerpos fueron arrojados, quizá aún con vida, a la Sima Dolencias en Ojo de Guareña. El 20 de noviembre asesinaron a Luis Arroyo Régulez de 28 años (Espinosa).

Entre el 18 y 21 de noviembre de 1936, guardias civiles y falangistas sacaron de la cárcel de Villarcayo a 13 personas, 11 hombres y 2 mujeres de varios pueblos de Sotoscueva, los ataron con alambres a la espalda, los subieron a 2 camiones, y al llegar al Alto de La Mazorra (El Almiñe-Valdivielso) los asesinaron por fusilamiento. En 2011 la Sociedad Aranzadi localizó los cadáveres de las 13 víctimas. Pudo identificarse a Felipa Alonso Pereda de 19 años, casada, embarazada y vecina de Villamartín, y a Porfirio Gómez Gómez, de 27 años, soltero, labrador, vecino de La Parte.

Los otros 9 corresponderían a Julio Cámara Marín (Villamartín), Marcelino y María Dolores Gómez Martínez de 73 y 26 años (Quintanilla); Nicasio Gómez Pérez, 42 (Quisicedo); Ricardo Gómez Zorrilla, 38 (Estramboríos); Marcelino Gutiérrez Gómez (La Parte); Agapito Pereda Martínez, 40 (Quisicedo), al que le rompieron la mandibula en Villarcayo de un culatazó; Hilario Porres Sáizn, 43 (Quisicedo); Juan Ruiz Fernández, 56 (Quisicedo) y Desiderio Serna Varona, 30 (Quintanilla). Además Santiago Rojo Rojo, 25 años, caminero (Valle de Manzanedo), tras ser detenido en Manzanedo por la guardia civil no se le volvió a ver con vida.

El Alto de La Mazorra aún esconde varias fosas más, aún hay cuerpos que esperan ser exhumados.


Original de Crónicas a pie de fosa (Aiyoa Arroita Lafuente & Jesús Pablo Domínguez Varona)


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ 

Anuncios