El ASESINATO por sicarios falangistas del médico FELIPE ANCIONES HERNÁNDEZ y otros 12 REPUBLICANOS en la saca de Zamora del 13 al 14 de agosto de 1936

Felipe Anciones Hernandez word pressFelipe Anciones Hernández era uno de los 4 hijos de un matrimonio de la burguesía salmantina. Destacó por su pensamiento progresista. Estudió medicina, era pediatra, trabajó en Zarza la Mayor (Cáceres), y en el Hospital Provincial de Zamora. Formaba parte de aquella generación de jóvenes profesionales liberales que generaron una clase dirigente de mentalidad más abierta en una provincia atrasada y pobre. Se casó con Emilia Cea Flores y tuvieron 2 hijas, Manolita y Queti. En Zamora, Anciones obtuvo un gran reconocimiento, por su prestigio profesional y su calidad humana entre la clase obrera y clases medias Republicanas y laicas, con las que mantenía un trato cordial que distaba mucho de la norma que observaban otros médicos de la época.

Fue candidato por la Agrupación Republicana en la campaña de las elecciones de Junio de 1931, y buscó el respaldo del colegio de médicos de Zamora a la candidatura de Gregorio Marañón, con un manifiesto que firmaron, entre otros, Pedro Almendral el practicante Eusebio Fernández Lobato (asesinado en 1936) y el dirigente socialista Paulino Seisdedos Martín. Marañón fue elegido, aunque sólo 8 años más tarde celebraba con su consuegro y socio, el trilero Ortega y Gasset, el triunfo de Franco cimentado sobre el asesinato de miles de personas que en 1931 les habían dado su voto.

Anciones se afilió al núcleo fundador de la agrupación local del PRRS en Zamora, la mayoría de los cuales se integraron en 1934 en Izquierda Republicana. El doctor destacaba por su preparación intelectual y su prestigio profesional, indiscutible hasta para sus enemigos políticos, quienes no perdonaban su cultura, su lucidez y su cercanía con clases sociales más bajas. Partidario de extender universalmente la educación a la que sólo accedían los más privilegiados, era conferenciante habitual de la Casa del Pueblo y la Federación Universitaria Escolar (FUE).

Tras la victoria del Frente Popular se incorporó a la Junta Provincial de Beneficencia. Participó, en el manifiesto del Comité para la creación de la Asociación de Amigos de la Unión Soviética (julio de 1933), aunque era muy moderado de pensamiento, su admiración por la Unión Soviética respondía más a los avances que en ese país se habían conseguido en materia de educación y sanidad que a una ideología concreta. Colaboró con los estudiantes de la APEZ (sección zamorana de la FUE, de la que formaba parte su hija Manolita, estudiante de Magisterio) en la iniciativa de la Universidad Popular, creada en marzo de 1933 para hacer llegar la cultura a la clase obrera y para ampliar los horizontes intelectuales de los estudiantes.

Consumado el golpe de Estado, el liberal Pedro Almendral recomendó a Anciones que huyese de Zamora, quien le respondió que nada había hecho y nada tenía que ocultar. Nunca pensó en que la irracionalidad más brutal impondría su mano de hierro desde aquel momento. Fue encarcelado el 26 de julio, por los rebeldes. Hay cierta controversia acerca de si fue denunciado por rivales profesionales. Fue señalado por haber intervenido, junto a José Antonio Crespo Garrote, como perito de la acusación en el juicio por el asesinato del joven comunista Rafael Ramos Barba por el padre de un falangista, lo que avivó el odio de la extrema derecha contra Anciones.

La noche del 13 al 14 de agosto de 1936, un grupo de falangistas dirigidos por Martín Mariscal realizaba la primera saca masiva de la cárcel provincial de Zamora. El gobernador civil Hernández Comes había autorizado el traslado a Bermillo de Sayago de Felipe Anciones y otros 12 presos, entre ellos su compañero de partido y presidente de la Diputación Provincial, Gonzalo Alonso Salvador. Los otros detenidos eran Antonop Berhó Puerta, Ramón Castro Polo (labrador de La Bóveda de Toro), Emiliano Oyagüe Martín (de Medina del Campo), Domingo del Valle Arias (albañil de Fuentesaúco), Manuel Cobos Hernández, los jornaleros Leandro Vicente Martín, Serafín Manso Vicente, Delfín Prieto Laperal (hermano de paso del Santo Entierro), los jóvenes Isidro Ballesteros y Antonio Prada Lorenzo y un viajante catalán inscrito como Joaquín Delfís Piñol. Todos fueron conducidos al cementerio de Zamora, donde fueron asesinados y arrojados a la fosa común que ya albergaba los restos de otros 14 asesinados los días anteriores. Anciones tenía 47 años.

A los 17 días fue destituido de su cargo en la Diputación Provincial; en la “ficha informada” se le identificaba como «socialista, introductor del comunismo, masón, del Socorro Rojo Internacional, propagandista de ideas izquierdistas». A la depuración profesional siguió la incautación de sus bienes. En 1943 su viuda tuvo que pagar una multa de 5.000 pesetas.

En 2008, con los votos favorables de IU y PSOE y la abstención del PP, el Ayuntamiento de Zamora dio el nombre de Doctor Felipe Anciones a una nueva calle. La moción acordada entre todos los grupos y redactada por el Foro por la Memoria de Zamora, para iniciar un expediente de reconocimiento a los cargos y empleados públicos de la Diputación que fueron víctimas de la represión franquista, incluyendo a Felipe Anciones, continuan estancados. En Zamora, el cuerpo del doctor yace en una fosa común sin identificar junto a otros asesinados cuya memoria simbolizará, a partir de ahora, el nombre de Doctor Felipe Anciones.


Documentos: Foro por la Memoria de Zamora (Eduardo Martín González). La opinión de Zamora (Marisol López)


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ 

Anuncios