Los ASESINATOS de REPUBLICANOS por mercenarios franquistas en Ubrique (Cádiz)

Ubrique word pressLos ediles del Ayuntamiento de Ubrique de la candidatura del Frente Popular entre febrero y julio de 1936, pertenecían a Unión Republicana, Izquierda Republicana y Agrupación Socialista. Lograron el 72,2% de los votos en las elecciones generales del 16 de febrero de 1936. Ubrique se mantuvo fiel al régimen constitucional durante una semana tras el golpe del 36. El comandante de la guardia civil, Marceliano Ceballos permaneció fiel a la República ocupando el mando militar de la localidad. El Comité de Defensa del ayuntamiento actuó en la práctica como la institución análoga al gobierno municipal en las circunstancias excepcionales de hacer frente a un golpe de Estado.

En su avance desde Cádiz los sublevados se dirigieron a Ubrique, puerta de la provincia de Málaga y punto clave para atacar Ronda. Tras vencer la resistencia de la población, Ubrique fue tomado por los fascistas el 27 de julio de 1936. Los ubriqueños Republicanos sufrieron distintas formas de represión, unos fueron fusilados; otros condenados a penas de cárcel tras consejos de guerra; otros, privados de sus bienes; otros, obligados al exilio. Los fusilados sin juicio previo fueron víctimas de la etapa de “terror caliente”, excepto el guardia civil Marceliano Ceballos, fusilado tras consejo de guerra sumarísimo. Los ediles ubriqueños fueron víctimas de la “justicia al revés”, quienes defendieron la legalidad fueron acusados de rebelión por quienes se habían rebelado contra la legalidad.

Alfonso Yuste Ramírez, trabajador de la piel de Ubrique, sólo tenía 16 años cuando pereció bajo las balas del pelotón de fusilamiento; Manuel Flores Núñez, 20 años, fue abatido ante los ojos de su padre, el zapatero Diego Flores Cruz, quien suplicó inútilmente morir antes que su hijo; el delito de José Bazán Viruéz, de 33 años, fue ser concejal de Izquierda Republicana; al marroquinero, Andrés García Fernández, fundador de las Juventudes Socialistas de Ubrique, lo mataron con 34 años; José Castro Blanco, de 35 años, fue fusilado por fundar la Agrupación Socialista; Asesinados también Juan Peña Rubiales, 42 años, trabajaba en la huerta y vendía sus hortalizas; José García Moreno tenía 21 años, escribía coplas de carnaval; Sebastián Flores Jiménez, 40 años, profesional de la construcción; José Gil Ruiz y su mujer Manuela Pardeza García, ambos de 64 años, eran campesinos y fueron sacados del chozo donde vivían para su fusilamiento; Francisco Moreno López, de 47 años, huyó andando hasta Málaga, pero volvió poco después a su pueblo para encontrar la muerte; y Antonio Gómez Frías, de 42 años, era marroquinero y ayudaba a los analfabetos de la localidad.

Muchos detenidos eran asesinados en términos municipales de otros pueblos: en el cruce de Casas Viejas fueron fusilados 22 de Alcalá de los Gazules y Paterna, en las proximidades de Prado del Rey se mató a gente de Puerto Serrano y Villamartín, en Benamahoma a los de Grazalema y El Bosque. El cementerio de El Bosque es testimonio elocuente de este “peregrinaje represivo”: cinco fosas comunes excavadas a lo largo de la tapia del camposanto con víctimas procedentes de Ubrique, Grazalema, Benamahoma y Prado del Rey. José Vázquez Jiménez estuvo obligado por las circunstancias y amenazas de la guerra, a echar los cuerpos a una fosa común del cementerio de la vecina localidad de El Bosque, minutos después del fusilamiento.

Fue José quien décadas después contó a los familiares el lugar exacto dónde yacían sus seres queridos. No se comprende como después de tantos años, nadie, excepto las familias, se haya preocupado por darles un entierro digno. “No estamos buscando a los culpables, no queremos revancha, pero sí justicia para ellos, que dieron su vida por la libertad y la democracia o por pensar diferente”. Los recuerdos asaltaban a Inés Castro. Tenía 5 años cuando fusilaron a su padre. “En mi casa se pasó mucho, éramos 4 hermanos, y mi madre se quedó viuda con 31 años”.

En 2003 familiares del edil José Bazán Viruéz lograron su inhumación en la fosa común del cementerio de El Bosque donde estaba enterrado junto con otros 12 vecinos. Los 13 fueron enterrados dignamente en el cementerio ubriqueño el 5 de febrero de 2005. Familiares de otras víctimas reivindicaron en la apertura de una fosa común del cementerio de Ubrique, donde podrían estar los restos de Martín Blanco Peña y Pedro Jiménez Sánchez, miembros del Comité. En enero de 2004 otros familiares pidieron la localización de una fosa común en Benaocaz, donde podrían haber sido sepultados otros ubriqueños, como el alcalde Manuel Arenas. La Asociación de Familiares de Fusilados de la Sierra de Cádiz pidió un monolito de homenaje a las víctimas en el cementerio de Ubrique. El Ayuntamiento lo inauguró el 21 de enero de 2006. Figuran los nombres de 150 víctimas. Los restos, metidos en 13 cajas de madera, fueron depositados en 3 nichos y tapados con una lápida en la que se podía leer los nombres de los fusilados y una frase para el recuerdo: “El camino, la vida, la paloma, la paz, la palabra dueña de la libertad”. Allí, en unos pocos metros cuadrados, recuperaban la dignidad unos hombres y mujeres cuyas historias y tragedias habían caído en el olvido.

Los miembros del ayuntamiento y de los comités de defensa fusilados por los franquistas fueron: Francisco Vallejo Canto, Alcalde, Unión Republicana; Marcos León López, teniente de alcalde, Presidente de la Agrupación Socialista; José Bazán Viruéz, Gestor, Izquierda Republicana; Manuel Arenas Guerrero, Gestor, Alcalde de lzquierda Republicana; Melchor Agüera Rojas, Gestor, Unión Republicana; Andrés García Fernández, Gestor, Agrupación Socialista; José Arenas Rubiales, Alcalde, Republicano;  Marceliano Ceballos González, Jefe de la guardia civil; Pedro Jiménez Sanchez Vocal de CNT; Martín Blanco Pena, Vocal de UGT.


Documentos: El duelo, la resistencia simbólica y la memoria popular en los testimonios sobre la represión franquista, Francie Cate-Arries. El País (Javier Benítez). Ubrique Republicana. La represión franquista en las sierras de Ronda y Cádiz. (Manuel Castro Rodríguez, Luis Javier Guerrero Misa, Antonio Morales Benítez, Hugo Palomares Beltrán, Alejandro Pérez Ordóñez, Jesús Román Román y Fernando Sígler Silvera). imagen: Izquierda Unida Ubrique


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ 

Anuncios