Wenceslao Romero de Castilla López, REPUBLICANO, ASESINADO por los franquistas en Mérida en 1936

Wenceslao Romero de Castilla Lopez word pressTomás Romero de Castilla y Peroso, nació en Olivenza en 1833 y murió en Badajoz en 1910. Fue vehículo del pensamiento krausista en la España decimonónica desde la cátedra de filosofía de Badajoz. Apoyó con entusiasmo la instauración de la Institución Libre de Enseñanza, el nacimiento del Ateneo de Badajoz y el admirable Museo de Arqueología de la misma ciudad. Su hijo Francisco Romero de Castilla Matute (Badajoz 1864-Mérida 1907) padre de mi abuelo Wenceslao, también trabajó meritoriamente en la enseñanza. Ingresó en la logia “Emerita Augusta” en 1890, donde alcanzó el 2º grado con nombre simbólico Pablo, junto a su hermano Tomás de nombre simbólico Krause.

El abuelo Wenceslao Romero de Castilla López fue jefe de estación ferroviaria, nació en Montijo en 1894 y murió en Mérida en 1936, según referencia del Registro Civil de Mérida. Mi padre, Vicente, aún recuerda que siendo niño, Wenceslao le llevaba al Liceo de Mérida en los Carnavales. El ignominioso levantamiento de 1936 le segó la vida. Le secuestraran en ese siniestro cuartelillo de una calle céntrica de Mérida, antesala de su asesinato, el 16/09/1936 en las tapias del cementerio emeritense (como a otros 618).

Una bala bárbara truncó su vida y le dejó pegado a la tapia del mismo cementerio donde reposaba su padre Francisco calcinando sus restos mortales para no dejar huella, aquellos que bajo sus órdenes dejaron en nuestra querida Extremadura un rastro de sangre y fuego, asesinos fascistas, franquistas y falangistas. Wenceslao tenía sólo 42 años y luchaba por un mundo más justo. Triste y cruel circunstancia cuando hoy, sus familiares, no podemos honrar ni sus restos mortales ni los de su padre: los suyos por estar en una fosa común y los de su padre, escandalosamente exhumados y arrojados al osario en 1977 al ser ilegalmente expropiado su panteón.

En este país, que hoy aparece como democrático, ninguno de los que nos gobiernan ha hecho nada para esclarecer tu muerte. Cuando un juez valiente se propuso de investigar vuestras 113.250 desapariciones le apartaron de la judicatura. Tu retrato, ese en el que estas guapo, elegante, con bigote y del bolsillo de tu chaqueta cae una cadenita con un precioso colgante que era de tu padre, salió en portada de todos los medios de comunicación que informaban del atrevimiento del Juez Garzón. Quisieron esos fascistas de entonces borrar tus apellidos y nombre, no lo consiguieron, no han conseguido borrar vuestro recuerdo, tu Memoria sigue viva. Muchos de tus compatriotas siguen en el olvido pero estamos empeñados y comprometidos a recuperar vuestra Memoria. Seguimos pidiendo Verdad, Justicia y Reparación.

El 18 de julio del 2011, en el congreso de los Diputados cuando José Bono, presidente de la cámara baja, no tuvo el valor de condenar el golpe de Estado que supuso la rebelión de los militares en 1936, yo estaba con tu retrato alto en mano en la tribuna de invitados con una foto tuya en la que ponía: ”Wenceslao Romero de Castilla López asesinado el 16 de septiembre de 1936, 75 años sin Justicia”, a la vista de todos los diputados que aplaudieron.

Escribo estas líneas con una mezcla de dolor por el pasado y también alegría por ver que en su tierra se les recuerda ahora gracias a un symposium de gente erudita y respetuosa. Si no lo he sabido hacer en el campo intelectual valga el testimonio humano para reclamar el legado de mis antepasados tan necesario ahora como entonces frente a los partidarios del fanatismo y la maldad.

Por todos vosotros: ¡VIVA LA REPÚBLICA! Un abrazo desde mi corazón, querido abuelo.
Pedro-Vicente Romero de Castilla Ramos. En Madrid a 16/09/2018.

Los orígenes ilustrados de la familia de Wenceslao, y su triste final han sido ilustrados por su nieto, Pedro-Vicente Romero de Castilla Ramos


Referencias originales: Todos los Nombres. La memoria viva


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ