JUAN GARCÍA ARIAS, alcalde REPUBLICANO de Ponferrada, FUSILADO por los franquistas en 1936

Juan Garcia Arias word pressJuan García Arias era hijo de un chapista y una modista pantalonera, trabajaba en la Inspección de la Compañía de los Ferrocarriles del Norte de España en Ponferrada, Estaba casado con la hija de un general de Brigada, Mercedes Herrero, a quien no le importó que Juan fuera de origen obrero y además «agnóstico o ateo”; tuvieron 4 hijos, la última, una niña nació en diciembre de 1936, a los 5 meses del fusilamiento de su padre. García Arias, miembro del Partido Socialista, fue elegido concejal en las filas del Frente Popular en febrero de 1936.

El único delito del alcalde Juan García Arias, socialista moderado y conciliador, fue mantener el orden en la ciudad hasta la llegada de las fuerzas del ejército sublevado, como se lee en el prólogo del libro ‘Juan García Arias: Memoria Histórica del último alcalde republicano de Ponferrada’, del periodista Javier Santiago, su hijo el sociólogo José Luis García Herrero y Santiago Macías, que logró rescatar las actas del juicio del Archivo Militar de Ferrol. Juan no pudo evitar, aunque lo intentó, el estallido de violencia que recorrió la ciudad entre el 20 y el 21 de julio de 1936. García Arias trató de poner a salvo a los derechistas que podían temer por su vida, protegiéndolos en la cárcel municipal; ninguno sufrió maltrato alguno.

Engañado durante la sublevación por el capitán Román Losada, que le decía que la guardia civil estaba con la República, se negó a dar armas a los mineros asturianos que llegaron el día 20 en tren, y trató de que volvieran a Oviedo donde el coronel Aranda acababa de sumarse al bando de los sublevados. Al tiempo, la 3ª compañía de la guardia civil concentraba 160 efectivos en el cuartel de Ponferrada siguiendo instrucciones de los golpistas.

Al frente de la columna de mineros estaba el teniente de los guardias de asalto Alejandro García Menéndez, que fue detenido por la guardia civil; arrancaron los enfrentamientos. Tras 2 días de lucha, los Republicanos, que carecían de artillería y disponían de escasa munición, fueron sometidos sufriendo 30 bajas. Los militares sublevados en la provincia de León, dejaron hacer a falangistas, carlistas y JONS demostrando que no tendrían piedad con autoridades, militares o líderes sociales Republicanos.

El 21 de Julio García Arias fue detenido y encerrado en San Marcos. El 29 de julio fue sometido a consejo de guerra sin defensa alguna, junto al sindicalista Arturo Pérez Pita y el teniente de la Guardia de Asalto, Alejandro García Menéndez. Fueron condenados a muerte, y la madrugada del 30 de julio, fueron fusilados sin más en las tapias del cementerio leonés de Puente Castro. García Arias tenía 32 años.

El último alcalde republicano de Ponferrada escribió antes de que lo fusilaran una carta a su mujer: «Para tí, Mercedes, un último abrazo del hombre que te quiso mucho y por tí luchó en la vida», y sobre sus hijos: «Dedícate a hacerles hombres, a que guarden buen recuerdo de su pobre padre y a que sigan siempre tus consejos». Después, besos y abrazos a sus padres y a sus hermanos a los que pide que atiendan a su viuda «como una buena hija».

Los 3 asesinatos fueron casos ejemplares para advertir a todos que los militares rebeldes no se iban a andar con chiquitas, anunciando que su forma de actuar sería extremadamente fría y cruel. El suegro del alcalde fusilado, el general de brigada Mariano Herrero, solicitó ante un juzgado militar de León un certificado de defunción días después. En él se leía: “Causa de la muerte: parálisis cardíaca”. El oficial del juzgado añadió de forma arrogante: “Se le paró el corazón”.

En un accidente ferroviario sucedido el 23 de junio de 1936 en Ponferrada, García Arias participó en el rescate y auxilio de los heridos, por lo que recibió días después en agradecimiento, un regalo de la Compañía de los Ferrocarriles, un bonito reloj de oro. Cuando sus familiares acudieron a recoger su cadáver en el cementerio de Puente Castro no encontraron el reloj en sus bolsillos.


Referencias originales: Ileón. Diario de León. La Nueva Crónica ( Alejandro Cardenal). Imagen placa: El Bierzo Digital


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ