ATROCIDADES franquistas contra los REPUBLICANOS en La Puebla de Cazalla. Parte 2, Los ASESINATOS

Puebla de Cazalla 2 word pressProcede de Parte 1, La REPRESIÓN

Tras la entrada de los fascistas a la Puebla de Cazalla (Sevilla) comenzó la matanza de Republicanos. Se consideró ilegal toda la actividad municipal del ayuntamiento Socialista y Republicano, normativas, decisiones, participación en una manifestación especialmente 1º de mayo, llevar una bandera republicana, prendas o ropas izquierdistas, etc..Los franquistas arrancaron la represión entrando en las casas, llevando a cabo saqueos, buscando Republicanos.

El 1 de agosto Tomás Pliego Martínez, moderado y respetado industrial de Izquierda Republicana, casado con Manuela Pérez Perea y con 3 hijos, caía abatido a balazos en represalia porque no pudieron atrapar al acalde, su hermano. El lunes día 3, Antonio Cadena Valle, 40 años, trabajador del campo, casado con María Pazos Sánchez y con 6 hijos, era asesinado. A partir del 5 de agosto empezaron a sacar grupos de la cárcel para ser eliminados: En el primer grupo iban al menos Antonio Díaz Montesinos, 58 años, obrero del campo y aguador; el sufrimiento de su viuda continuó cuando su hijo Antonio, 26 años, también fue asesinado.

En la madrugada del día 7 un numeroso grupo de detenidos fueron sacados de la cárcel y asesinados en el cementerio. Identificados: Tomás Avalos Macías, 56 años; José Calderón Pazos, 36; Jesús Contreras Angorrilla, 21; Diego Mellado Rodríguez, 54; Francisco Rodríguez Torres, 58 y José Gordillo García, 27. Todos casados menos Jesús Contreras. El 8 de agosto hubo otra saca de asesinatos: Francisco Casanueva Cruces, 53 años; Antonio López Nuñez, 34; Juan Mena Mena, 56; Juan Muñoz Lara, 45; Juan Pachón Moreno, 40; José Salcedo Jiménez, 28. Todos casados, menos José Salcedo.

El lunes 10 un camión transportó a Dos Hermanas, donde asesinaron y enterraron en la fosa común del cementerio a Antonio García Suárez, 53 años, maestro de obras en el Ayuntamiento; el concejal socialista, Juan Montesinos Jiménez, matarife, 52; Gregorio de la Rosa Hurtado, 61, maestro de molino; José Sánchez Ruiz y su hijo José Sánchez Chía; Manuel Navarrete Martos, 29, y, posiblemente, Francisco Asencio Gutiérrez, 34. Todos casados.

Al día siguiente fue asesinado José Portillo Sánchez, 49 años, casado y con 5 hijos. El día 13 cayó en “Los Pajares”, Marchena, el barbero Manuel Hidalgo Conde, 40 años. El 14 de agosto, en una numerosa matanza cayeron al menos: Francisco Angorrilla Gómez, 40 años; Francisco Morillo Caballero, 34; Juan Natera García, 45; Miguel Pérez Álvarez, 35 y Rafael Portillo López, 35. A esa fecha habían ya 134 huérfanos.

El tupido velo de silencio fue mayor en el caso específico de las mujeres. Inés González Espejo, con 5 hijos y casada con Antonio Lobo Melero, miembro del grupo “Amparo Meliá”, acusada de bordar una bandera republicana y de vender el periódico socialista estuvo unos días en la cárcel antes de que se la llevaran hacia la carretera de Morón, desapareciendo para siempre asesinada. De La Puebla eran Antonia Chamorro Martín y Rosario Díaz Sánchez, asesinada en Arahal, y “La Serranita”, Sánchez Andrade, miembro del grupo “Amparo Meliá”. Por el juicio instruido a Antonio Guerrero, se sabe que su hermano Francisco fue asesinado junto a su madre Antonia Chamorro por bando de guerra. Antes de ser asesinados los matrimonios Rosario Díaz Sánchez y Francisco García Mariscal, y Carmen Muñoz Cabello mujer de José María Reyes García, las madres solicitaron el ingreso de sus hijos en el Hospicio. Un caso similar fue el de Ana Cabello Jiménez, esposa de José Calderón Ponce, que había sido ya asesinado. Al menos 2 mujeres más fueron asesinadas en La Puebla: Dolores “la Sartaneja” y “la Jarderita”, ambas con edades entre 17 y 20 años.

El 17 se asesinó al joven Antonio Macario Quero, 27 años, casado, y el 19 a José Cabrera Medina, 45, casado y con 5 hijos. Junto a él fueron asesinados Antonio Blanco Toledo y Antonio González Portillo. Varios vecinos más fueron asesinados entre agosto y septiembre de 1936. En el término de Paradas se fusiló a José Ortega Gómez, 26 años. Como el socialista y jefe de la Guardia Municipal José Melero Núñez y sus hijos Francisco y Manuel habían huido, el padre José Melero Gordillo fue sacado de su casa y asesinado en grupo en la carretera de Morón, tenía 51 años. Como no capturaron a Salvador Macho Gómez, dirigente de Izquierda Republicana, capturaron y asesinaron a su joven hermano. Francisco Talavera Cabello, conocido por “Chorizo”, José María Reyes García y Juan Piña, fueron también asesinados. Incrementaron la lista de crímenes Francisco Martos Pazo, casado con Josefa González Espejo, de la que tenía un hijo; el barbero Francisco Guerrero Chamorro; Francisco García Mariscal, casado con Rosario Díaz Sánchez y con 5 hijos; Rafael Cárdenas González y el tío paterno de José Cadena Espejo, de apellidos Cadena Jiménez. A ellos se sumaron 2 hijos de Francisco Cárdenas Jaramillo, “Micaelo”: Manuel y Juan Cárdenas Valencia.

En septiembre de 1936 fueron asesinados 6 vecinos más. El 7, Fernando Rodríguez Hernández, de 29 años, casado con Dolores Fernández Núñez, y Juan Serrano Morilla, 34, casado con Dolores Romero Pérez. El 12 mataron a José Gómez Correa, 55, casado con Encarnación Jiménez Andrade. El 17, le tocó el turno a José Pérez Trigueros, 18, que trabajaba con su padre en los tejares y al que llevaron preso al cuartel de Falange. Al día siguiente, Diego Cazalla Parejo, arriero, 37, casado con Dolores Cocinero Marín y con 5 hijos, junto a Diego Angorrilla Gómez, 53, también casado.

Se cometieron asesinatos de prisioneros de guerra: Francisco Cordero Andrade, de 22 años huyó de La Puebla junto a su padre José, integrándose en Málaga en las milicias del Batallón Avance. Manuel Sánchez Rodríguez, 47, de UGT, casado con Francisca Rodríguez Vargas, tenía 5 hijos también huyó de La Puebla. Antonio López Mármol, 53, casado, jornalero de UGT, huyó a Málaga donde se alistó en las milicias republicanas. Los 3 fueron capturados, condenados a muerte y ejecutados. Diego Cabrera López, 22, desapareció de La Puebla cuando fue tomada por los rebeldes, fue detenido y fusilado en Málaga en consejo de guerra. Antonio Reina Reina, Francisco Sánchez Ortiz, y el concejal Manuel Corona Pariente fueron juzgados y condenados a muerte en Febrero de 1937 en Málaga.

Hasta 65 Republicanos retornaron a La Puebla tras la ocupación de Málaga por “no tener nada que temer”, de los cuales 23 fueron asesinados por la “justicia militar”. Antonio Cárdenas González, casado, 34 años fue asesinado y enterrado en el cementerio de Osuna. Lo mismo ocurrió con Manuel González Valle, Francisco Moreno Rosa, Juan Gutierrez Romero, José Natera Barroso, Rafael Pavón Rodríguez, Antonio Bellido Macías, José González Chía, José Álvarez Ruiz, Diego González González y José Angorrilla Trigueros, todos sentenciados a muerte fueron asesinados en Abril de 1937 y enterrados en la fosa común del cementerio de Osuna. También fueron condenados a pena de muerte y fusilados una hora después Juan Gijón Pazos; Francisco Cruces Calderón; Antonio Crujera Díaz; Rafael Pleite Candelera; Antonio Gutiérrez Hurtado; Juan Crespillo Benjumea; Juan Pachón Bonilla; Francisco Montesinos Medrano; José Muñoz Bermudo; Francisco Cordero Marín; Juan Cano Jiménez; Juan Lobo Cabello y Juan Macías Rosado. En mayo fueron fusilados y enterrados en la fosa común del cementerio de Osuna. De nada sirvió que más de 100 vecinos hubieran sido ya asesinados en el verano de 1936.


Referencias: José María García Márquez: La represión militar en la Puebla de Cazalla (1936-1943)Europa Press. ABC. Todos los Nombres. Arqueología y muerte violenta (Juan Manuel Guijo Mauri, Inmaculada Carrasco Gómez, Carmen Romero Paredes, Elena Vera Cruz)


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ