ELISEO GÓMEZ SERRANO, maestro, pedagógo, intelectual valencianista, REPUBLICANO, FUSILADO por los franquistas en 1939

Eliseo Gomez Serrano word pressEliseo Gómez Serrano nació en Valencia en 1889, hijo de un pequeño industrial de Sueca cuya empresa modernizaría su hermano mayor, Nicolau Primitiu, destacado intelectual valencianista y bibliófilo, su biblioteca particular, cerca de 50.000 volúmenes, ha sido la base de la actual Biblioteca Valenciana. Su hermanastro, Emili Gómez-Nadal fue profesor de la Universidad de Valencia, afiliado al PCE murió en el exilio francés luchando contra los nazis. Eliseo estudio magisterio. Se integró en la Institución Libre de Enseñanza. Obtuvo plaza de Catedrático de Geografía en la Normal de Maestros de Alicante en 1915. Hizo estudios de Derecho en Granada.  Se casó en 1919 con Emma Martínez Bay, profesora de la Normal de Alicante. Con ella tuvo 3 hijos, Emma, Blanca y Francisco de Paula.

Eliseo se implicó en la renovación pedagógica que se produjo durante la II República. En 1931 fue nombrado director de la Normal.Siempre estuvo interesado en la cultura, miembro del Ateneo alicantino, fundado en 1923, máximo exponente de la edad de oro de la cultura alicantina durante la Dictadura de Primo de Rivera y la República. Desde 1919, Gómez Serrano se preocupó por la situación de los trabajadores: “..Al obrero se le ha maltratado, escarnecido, explotado durante largos siglos. Ha sido esclavo del trabajo, son necesarias reformas, muchas reivindicaciones obreras son justas, los trabajadores tienen derecho y razón para vivir mejor, la sociedad debe facilitarles los medios. Nada de jornadas excesivas, salarios decorosos para vivir como hombres y criar a sus familias con desahogo. Educación y cultura indispensables para su realización como persona, seguros de enfermedad, invalidez, ancianidad, paro forzoso..”

En 1930, don Eliseo se afilió a Acción Republicana. Dentro del grupo Agrupación al Servicio de la República, consiguió plaza de concejal en Alicante en 1931 realizando una extraordinaria labor escolar por medio de un Plan General de Ordenación Escolar de Alicante, y promocionó el lenguaje valenciano en los colegios. En 1933 se incorporó a Izquierda Republicana. En febrero de 1936 fue elegido Diputado por IR. Cuando estalló la sublevación militar, se puso decididamente al lado del gobierno legítimo, fue nombrado Comisario Civil para la recluta del ejército voluntario de la República en Murcia. En 1937 se reintegró a su trabajo en la Escuela Normal de Magisterio en Alicante.

Como hombre de derecho, le impresionó la política de No Intervención de los países democráticos, que trataban del mismo modo a un gobierno legítimo que a quienes se habían sublevado contra él con la ayuda de las potencias nazi y fascista: “Nunca burla ni farsa mayor fueron vistas. Estamos en una nueva era en que el honor, la fe jurada, la caballerosidad y la lealtad nada tienen que hacer, sólo hay lugar para la fuerza bruta”. Fue enormemente crítico con los bombardeos fascistas sobre poblaciones civiles: “Ningún objetivo militar ha sido alcanzado, ni, al parecer, intentado alcanzar. Se trataba de sembrar de bombas la ciudad, de hacer daño, de asesinar, y eso, no hay duda que lo han conseguido”.

Al final de la guerra, convencido de la rectitud de su conducta, decidió quedarse en España y fue detenido por los franquistas. En consejo de guerra los testigos coincidieron en alabar su honradez, caballerosidad, excelente conducta, intachable moralidad. Eliseo admitió haber sido diputado por IR, y que se había limitado a cumplir con su deber, como profesor y como diputado. El fiscal le acusó de “adhesión a la rebelión”, el defensor argumentó que ha sido elemento moderado y opuesto a la violencia.

La sentencia le condenó a muerte, asegurando con total desprecio a la verdad que había sido “uno de los principales responsables de la rebelión marxista que ha ensangrentado a España durante cerca de 3 años”. El Consejo de Guerra fue una prueba perfecta de la nula juridicidad de las actuaciones de los tribunales franquistas: la consideración de rebeldes para quienes, en defensa del gobierno legítimo de la República,habían hecho frente a los verdaderos rebeldes.

En la madrugada del 5 de mayo de 1939, Eliseo Gómez Serrano fue fusilado en Alicante junto a otros 9 condenados, vecinos de Catral, Almoradí y Elche, jornaleros en su mayoría. El fusilamiento de un académico que no había tomado parte en ningún hecho delictivo causó gran impresión en la ciudad mostrando las severísimas condiciones de la represión ¿Qué podían esperar quienes pertenecían al proletariado o quienes se habían significado en la revolución social? La locura homicida franquista exterminó a Eliseo Gómez Serrano, a pesar, o precisamente por su irreprochable trayectoria ciudadana, su talante democrático, su dedicación a la enseñanza y su gran humanidad. Durante muchos años continuó la persecución para su familia, que vio confiscadas viviendas, muchos bienes, parte de sus propiedades.


Documentos Archivo Democracia (Francisco Moreno Sáez). Diari La Veu (Josep Daniel Climent). Memòria Antifranquista del Baix Llobregat. Fusilar para Expiar: Los Consejos de Guerra a los Profesores Eliseo Gómez Serrano y Juan Peset Aleixandre, pg 80. Marc Baldó Lacomba


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ 

 

 

Anuncios