Los ASESINATOS de las REPUBLICANAS ENGRACIA DEL RÍO y GRACILIANA CALVO por los franquistas, por dios y por España

Graciliana Calvo Toledo book word pressEn la provincia de Zamora fueron asesinadas mas de 40 mujeres por los sublevados contra la República en julio de 1936, una práctica muy frecuente en la España franquista: el móvil fue la venganza, con dimensiones de exterminio, ocurrió contra la familia Flechas, emigrantes que habían regresado de Cuba y que compartían el compromiso político de enfrentarse a la ofensiva fascista en los meses anteriores al golpe militar. Se quiso acabar con Engracia del Río porque estaba comprometida políticamente, y además era una mujer.. Sus asesinos no se conformaron con quitarle la vida, el repertorio de formas de represión que se le aplicaron se vió incrementado, quisieron borrarla de la historia, esta mujer excepcional y adelantada a su tiempo es todavía poca cosa en la historia de la Zamora Republicana.

Nacida en Aspariegos en 1909, estudió Magisterio en la Escuela Normal de Zamora, y en 1932 accedió al grado profesional. Desde muy joven desarrolló inquietudes políticas, militaba en la Asociación Profesional de Estudiantes Zamoranos (APEZ-FUE), a cuya Sección de Magisterio representó como vocal en la fundación del Radio Comunista de Zamora en noviembre de 1933, y en las gestiones para constituir en la provincia la Federación de Trabajadores de la Enseñanza (FETE-UGT).

En mayo de 1933 participó como vicepresidenta y coordinadora en la Universidad Popular de Zamora, para extender la educación al conjunto de la sociedad y ampliar la formación cultural de la clase trabajadora, “..para que el trabajador pudiera en sus ratos de ocio recibir la enseñanza que no pudo aprender en su infancia,aumentar su nivel cultural, enseñarle a pensar por sí mismo y ponerle en condiciones de emanciparse y saberse conducir sin necesidad de «guías» en la vida..”. La Universidad Popular, dirigida por Valentín Ferrero, fue clausurada en noviembre de 1933 por el gobernador civil Suárez Inclán, a raíz de denuncias que le atribuían “enseñanzas no desprovistas de cierto matiz político” a “jóvenes de corta edad”.

Tras una estancia en Argentina, donde se habían establecido algunos de sus familiares, obtuvo destino como maestra en Fermoselle, donde impartió enseñanzas de 1934 a 1936. Engracia quedó, como otros jóvenes maestros, Amado Hernández, Gabriel Fernández Llamero, en un lugar destacado de las listas negras de los golpistas, y tras la sublevación de julio de 1936 cayó sobre ella todo el peso de la represión franquista.

El 26 de agosto de 1936 el Gobernador civil la cesó junto a otros 127 maestros. Engracia fue encarcelada en la prisión provincial, donde sufrió toda clase de abusos y de donde fue sacada por falangistas que la asesinaron el 27 de septiembre de 1936, junto a Graciliana Calvo. Con ellas se iniciaban las sacas de la sección de mujeres, instalándose desde ese momento un clima de terror: dos días después, fueron vilmente asesinadas 2 muchachas todavía más jóvenes, María Salgado y Carmen Iglesias, a las que en los meses siguientes seguirían otras muchas.

Después de su muerte, Engracia fue depurada y sus bienes incautados. Su esposo Ramón Luis Martín logró esconderse mientras varios de sus hermanos, Antonio, David, Esperanto, y Fulton Luis Martín, fueron asesinados. Tras el asesinato de Graciliana, su hija, Tránsito Luis Calvo, pudo finalmente reunirse con su padre, que había conseguido regresar a Cuba. Su historia ha sido reconstruida por su nieta Sandra Pérez Chaviano en el relato ganador del III premio Memoria de la Emigración de Castilla y León y por la periodista Begoña Galache en el reportaje “El legado de la niña de la guerra”, publicado en La Opinión-El Correo de Zamora en 2008.

Los crímenes no habrían sido posibles sin la impunidad proporcionada por los militares y la complicidad de una red de apoyos sociales, un pacto de sangre para el apoyo incondicional al régimen franquista, pacto que todavía perdura: En 2007, la mayoría de la corporación del Ayuntamiento de Zamora se opuso a tomar en consideración la propuesta de dar su nombre a un proyecto para el fomento de estudios de género. El olvido es sólo una última secuela de la represión de la que fue víctima, como tantas mujeres excepcionales, comprometidas y adelantadas a su tiempo.


Documentos: Foro por la memoria de Zamora


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ 

 

Anuncios