El ASESINATO DE cientos de REPUBLICANOS de Mallén y Magallón (Zaragoza), por los franquistas durante la guerra de España

Mallén y Magallón word pressLuis Palacios Ibáñez, nació en Mallén en 1904, era hijo de Antonia Ibáñez, una rica propietaria agrícola y de Isidoro Palacios, sastre de profesión. Fue uno de los principales dirigentes socialistas, presidente del comité ejecutivo local de la UGT en 1932 y 1933 y fundador del PSOE en la localidad. Por su activa militancia y tras el golpe del 18 de julio de 1936, en agosto fue detenido por la guardia civil ante la presencia de su mujer Rafaela y su hijo Isidoro.Su abuela materna Elena Espeleta y sus tíos Elena y Antonio Roncal también fueron detenidos y sus domicilios saqueados. Elena Palacios Baigorri y Elena Roncal Palacios, madre e hija de 47 y 27 años fueron fusiladas en las afueras de Mallén.

Luis Palacios fue fusilado en Luceni junto a su compañero Daniel Pérez Cabrejas, secretario de la primera junta directiva del comité local de la UGT en Mallén y sucesivamente en marzo de 1933 y febrero de 1934. Otro de los malleneros asesinados fue Mariano Lozano Sesma, músico de profesión, director de la banda de música de Casetas que en 1936 fue elegido alcalde de esta localidad. De afiliación socialista, tras el golpe del 18 de julio 2 hombres fueron a buscarlo a casa. Su hija, Marina Lozano recuerda que mientras detenían y se llevaban a su padre permanecieron, ella y su hermana, de 6 y 4 años, «agarradicas del brazo las dos llorando, vi cómo se levantaron las solapas y no se me olvida desde entonces, el yugo y las flechas”. No volvieron a verlo. Fue trasladado a la Prisión Provincial de Zaragoza donde en septiembre fue «sacado» y asesinado en Valdespartera junto con 20 personas más. Su cuerpo nunca ha sido encontrado.

Pero la represión fue más allá del asesinato. La propia Marina Lozano recuerda que los franquistas le dieron a su madre 24 horas para abandonar Casetas con sus 3 hijos pequeños. Regresaron a Mallén, pueblo natal de su padre, donde a sus tías, hermanas de su padre, Virginia Lozano y Natividad Lozano, querían raparles la cabeza. Alguien del pueblo les dio el chivatazo y durante la noche caminaron hasta Cortes (Navarra) donde de madrugada cogieron un tren a Zaragoza. Asentadas en Mallén y en plena posguerra, Marina recuerda otra forma de represión, los robos sistemáticos de legumbre por la guardia civil.

Según se cita en El pasado oculto (Iván Heredia), en Mallén fueron asesinados 44 malleneros, además de 22 personas que constan en la lápida conmemorativa del cementerio. Al menos 16 estaban afiliadas a la UGT. La mayoría fueron asesinados en Mallén, donde ya no hay fosas comunes. Cuando el cementerio viejo se trasladó al nuevo, todos los fusilados fueron trasladados a una nueva sepultura colectiva. Sobre esta se levantó un pequeño mausoleo en el que figuran los nombres de los 59 Republicanos de Mallén asesinados por los sublevados en localidades como Fréscano, Zaragoza, Luceni, Bisimbre, Quinto de Ebro, Gallur, Jaca, Pedrola, Boquiñeni, la propia Mallén o la localidad ribereña navarra de Cortes. La cifra definitiva puede alcanzar unos 70 asesinados.

El cercano pueblo aragonés de Magallón fue un lugar de silencios. Había miedo a hablar, como en tantos otros lugares de España. Aún queda mucha memoria por desenterrar. La violencia sufrida fue similar a la de Mallén. Fuerte foco de organización obrera, fue duramente reprimido por el fascismo. Fueron asesinadas 27 Republicanos en agosto y septiembre de 1936, y de octubre a diciembre otras 18 más. El alcalde Mariano Gracia Sánchez fue asesinado en octubre de 1936, pero en realidad fueron más de 80 personas, incluidas 2 mujeres, los asesinados entre julio de 1936 y enero de 1937 en Magallón y sus alrededores.

Ninguno estuvo en el frente. Solo defendían la justicia social. La mayoría fueron fusilados contra la pared del cementerio, y arrojados a una fosa común. Había gentes de Magallón y de otros 19 pueblos de la comarca, de Irún y Navarra. En la fosa común del cementerio de Magallón, exhumada en 2009 por la Asociación de Familiares y Amigos de los Asesinados y Enterrados en Magallón (AFAAEM) junto con especialistas de la Sociedad Aranzadi, se ha documentado la presencia de vecinos de hasta 19 localidades como Agón, Buñuel, Fréscano, Gallur, Cortes, Ablitas, Funes o Irún.

Antonio Alcega era abuelo de Olga Alcega, presidenta de AFAAEM y la Asociación de Familiares de Fusilados y Desaparecidos de Navarra (AFFNA). Antonio era cartero en Bureta, población cercana a Magallón, miembro de Izquierda Republicana; el 2 de septiembre de 1936 fue fusilado en el cementerio de Magallón. Antonio fue condenado por el Tribunal de Responsabilidades Políticas a pagar una multa de 3.000 pesetas, la multa la heredó su viuda.

La represión continuó después de la guerra, fusilamientos, robos indiscriminados por parte de los franquistas, o en aplicación de la Ley de Responsabilidades Políticas: En el partido judicial de Borja hay 24 expedientes a vecinos de Magallón. Más de 10.100 pesetas fueron reclamadas a los magalloneros como castigo y por motivos políticos. En Mallén constan 21 expedientes y el castigo económico suma 16.300 pesetas de las que desproporcionadamente 10.000 corresponden a la multa de José Roncal Ruiz.

Las exhumaciones comenzaron tras aprobarse la Ley de la Memoria Histórica. Más de tres décadas tras la transición, sin verdad, justicia ni reparación ¿Sobre qué cimientos construimos la democracia? Los que rechazan la memoria histórica democrática deberían asistir a una exhumación, escuchar a los familiares. Quizá cambiasen de opinión. Es algo que ha sucedido en Magallón. Se sorprendieron de la ausencia de odio.


Documentos originales: Infolibre (Ramón Lobo). El periódico de Aragón. Políticas de la Memoria en Mallén y Magallón durante la transición española (Sergio Murillo Gracia). Nombres de los Republicanos asesinados en la lápida conmemorativa en el cementerio de Mallén. Imágenes: Magallón (Cadena Ser), Mallén (SIPCA)


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ