ANTONIO BLASCO PUIVECINO, REPUBLICANO y CONFEDERAL, FUSILADO por los franquistas en Huesca junto a su cuñado JULIÁN FERRER MURTRA

Antonio Blasco Puivecino word pressAntonio Blasco Puivecino era soldado de reemplazo del Regimiento de Infantería Valladolid n.º 20. Antonio era albañil, soltero, 25 años, hermano de la esposa del tabernero Julián Ferrer Murtra, al que ayudaba en el negocio y con el que mantenía afinidades críticas hacia los militares sublevados. Ambos fueron detenidos en Huesca el 8 de agosto de 1937 acusados de desafección, lo que no pasaba de conversaciones de bar, junto con una veintena de personas de las que finalmente serían procesadas y condenadas a distintas penas de prisión Francisco Morte Gimeno, Gabino Montaner Palomar y Francisco Montaner Pérez, paisanos, además del soldado Alejandro Núñez Romero.

El jefe de la guardia civil, comandante Rafael Fernández de Vega y Soto “..tuvo noticia de que en alguna taberna de esta población se celebraban reuniones contrarias al Movimiento Nacional..incitando a los soldados a pasarse al enemigo y ponerse en contra del Ejército..”. La guardia civil infiltró en la taberna de Julián Ferrer a varios delatores que tras lograr la confianza de los parroquianos habituales, obtuvieron declaraciones de estos que los inculpaban, al parecer, de forma irremisible. Julián Ferrer dio a conocer su azañismo irreductible y su confianza en el triunfo de los republicanos, pero su cuñado Antonio fue más lejos con sus manifestaciones, agravadas, en su caso, por el hecho de hallarse movilizado desde el 10 de agosto de 1936.

Sostiene el atestado policial, que Antonio Blasco Puivecino declaró que “..no se había pasado a los rojos porque le aconsejaban sus compañeros de taberna que de pasarse los descubría, añadiendo que un sargento catalán, más comunista que él, cuando atacan los rojos no desea otra cosa que juntarse con ellos..este Blasco habla con los militares rojos desde los parapetos..los ataques recientes a mediados de junio de 1937 eran para desmoralizar, atacar por todos los frentes y cogernos en medio, y que si hubieran querido tienen más cojones que nosotros, más hombres, más material y que se necesitan 50 hombres como Franco para igualarles en inteligencia..y que no era difícil acabar con los militares traidores que apoyaban el golpe de Estado..y que esperaba el momento propicio para pasarse a los republicanos..”. El sargento en cuestión, Antonio Martínez Ballarín, fue igualmente detenido y encartado en el mismo proceso que Blasco.

El fiscal, el capitán del Regimiento Valladolid José Soto Toral, sostuvo que Antonio Blasco había cometido un delito de rebelión militar por el que solicitó 12 años de prisión mayor y otros 2 delitos de traición, para los que reclamó sendas penas de muerte. Para su cuñado Julián Ferrer también demandó una pena de 12 años de prisión mayor por un delito de rebelión y una condena a la última pena por por traición. El consejo de guerra fue presidido, el 16 de septiembre de 1937, por el teniente coronel Arturo Iruretagoyena Egozcue.

En el juicio los acusados no tuvieron ninguna posibilidad de defenderse de unas acusaciones inconsistentes y manipuladas, a pesar de lo cual la aplicación de la justicia de los sublevados les llevó al paredón. Ambos fueron fusilados el 18 de septiembre de 1937. Iruretagoyena presidió el ceremonial de muerte. El pelotón de ejecución estaba formado por soldados del Regimiento Valladolid, y fusiló a Antonio Blasco Puivecino en la explanada del cuartel de la estación a las 7 de la mañana. Media hora después Julián Ferrer Murtra fue fusilado en el mismo lugar. Ambos cuerpos fueron trasladados al cementerio de Las Mártires en un furgón de la Cruz Roja.


Documentación procedente de «Todos los nombres. Víctimas y victimarios (Huesca, 1936-1945), de Víctor Pardo y Raúl Mateo. Documento e imágenes de Facebook Todos los nombres


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ