El TERROR franquista ARRASÓ la provincia de Málaga. Las patrañas de los consejos de guerra

Provincia Malaga judicial word pressDurante la guerra los militares franquistas pusieron en práctica a su paso por las poblaciones, un auténtico exterminio político de los Republicanos. Tras la fortísima represión extrajudicial, se perfeccionó el aparato represivo jurídico franquista, después las leyes de responsabilidades políticas en 1939, y de represión del comunismo y la Masonería en 1940, juzgando delitos no tipificados como delitos de rebelión militar. Los consejos de guerra regularización, no suavizaron la represión, disminuyeron los lugares donde se realizan las ejecuciones, pero no el número. La rapidez de sus conclusiones, la dureza de las penas y la inmediata ejecución de las sentencias no rompió con el ejercicio y la violencia de los primeros días de la ocupación.

Si extrajudicialmente no se recababan pruebas, seleccionando las autoridades militares a la víctimas, los consejos de guerra fueron incoados a personas denunciadas por hechos que no fueron investigados.Los juicios no tenían mas objetivo que el patíbulo o la cárcel. En toda la provincia los numerosos macrojuicios llegaron a procesar hasta un centenar de personas el mismo día. En mayo de 1937 esta Justicia Militar estaba sólidamente establecida y los Consejos de Guerra actuaban en las plazas más importantes de la provincia. El volumen de la represión permitió que los procesos fueran instruidos por jueces sin el suficiente conocimiento del Código de Justicia Militar. La propia autoridad jurídica puso en duda en ocasiones las irregularidades de los procedimientos, admitiendo “..falta de pruebas, desconocimiento de la verdadera realidad..”. Hubo un alto número de mujeres procesadas por actuaciones que apenas se comprobaron, y la dureza de las penas impuestas en base a sentencias no siempre coincidieron con los autos del juez instructor. Málaga fue el primer laboratorio de ensayo a gran escala del establecimiento del procedimiento sumarísimo de urgencia.

En el primer juicio que se celebró en Vélez-Málaga en febrero de 1937 se sentenciaron 59 penas de muerte. En marzo de 1937 fueron fusiladas por sentencia judicial en las tapias de su cementerio 118 Republicanos, una mujer fue indultada por embarazo. En Ronda, el 25 de mayo la justicia Militar impuso 37 penas de muerte que continuaron hasta finales de 1941 hasta llegar casi a 400 ejecutados documentados, y en Antequera fueron 19 las condenas capitales.

En Archidona se impusieron 28 penas de muerte en septiembre de 1937. Aún en el otoño de 1937, varias mujeres de Casares que habían sorteado la durísima represión que cayo sobre su pueblo, fueron procesadas y condenadas algunas a la última pena. En Cañate la Real condenaron a muerte a 19 personas. Un consejo de Guerra en Álora en octubre, sentenció a muerte a 41 Republicanos, entre ellos una mujer. En ninguno de los casos los hechos fueron probados, tanto que posteriormente se conmutaron penas ya ejecutadas.

En Marzo se juzgó a 28 combatientes apresados tras la caída del frente en un primer consejo de guerra en Estepona, la mayoría eran de Benahavís, también de Estepona, Parauta y Marbella, 20 ellos fueron ejecutados. La siguiente semana se mantuvo el ritmo con 23 fusilados. La matanza continuó en Abril, en mayo se fusilaron 51 personas, entre ellas 10 mujeres. Una de ellas tuvo que presenciar el fusilamiento de su propio hijo.

En Coín hubo fusilamientos hasta 1938, en Archidona hasta 1939, en Estepona y Vélez-Málaga hasta 1940. El porcentaje de hombres ejecutados, sobre mujeres fue espectacularmente superior. A ellas les reservaron las torturas, violaciones en cárceles, pobreza extrema en sus hogares, negación del luto, humillaciones, vejaciones, y un largo y triste etcétera.

Hasta el momento hay calculadas 73 fosas en 52 localidades de la provincia de Málaga, aparte las de la capital malagueña. En los cementerios o sus tapias hay 53, las otras 20 están en cunetas de caminos, carreteras, márgenes ríos, arroyos o despoblados. Más de la mitad de las fosas continúan olvidadas, 40 años de dictadura y otros de democracia han favorecido su deterioro agravado por las obras, ajardinados, nuevos nichos, como en Vélez-Málaga donde las fosas siguen bajo hileras de nichos, o en Alhaurín el Grande. En Almáchar, la fosa se instaló a la entrada del cementerio, los asesinos del alcalde republicano lo enterraron en la puerta para que fuera “pisado” por quien entrase, como forma de agresión.

Otras fosas están en el patio de los pobres, confundidos sus restos con los de quienes no podían pagar un enterramiento como en el castillo de Alora. Los enterramientos exteriores a los cementerios carecen de garantías de su estado de conservación, por los acondicionamientos de vías, caminos y carreteras. Muchas de las obras de dignificación, monolitos genéricos, placas, a menudo no están en la fosa y carecen de los nombres de las víctimas. Casarabonela, Casares, Guaro y Villanueva del Trabuco, Villanueva del Cauche son excepciones. A menudo estas obras han sido costedas por los familiares, como en Coín, otras veces han conseguido el apoyo del ayuntamiento.

Hay ya tantos cadáveres, Sepultos o insepultos, Casi vivientes en concentraciones Mortales, Hay tanto encarcelado y humillado, Bajo amontonamientos de injusticia, Hay tanta patria reformada en tumba, que puede proclamarse, La paz, Culminó la Cruzada, ¡viva el Jefe!  Jorge Guillén.

Más información en: El TERROR franquista arrasó la provincia de Málaga, Asesinatos extrajudiciales en calienteLas MATANZAS franquistas de REPUBLICANOS en Málaga capital


Extractado a partir de los documentos: Las huellas de la Represión Franquista en la geografía malagueña, de Juan Antonio Valero y Raquel Zugasti – Memoria antifranquista del Baix Llobregat: La represión franquista en Andalucía, por la profesora de la Universidad de Málaga Lucía Prieto Borrego: Málaga 1937. El año de Némesis, pg 32 – Entre el cielo y la tierra. La represión franquista en Málaga, Manuel Morales Muñoz – La represión franquista en Andalucía Francisco Cobo Romero (coord.)


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ 

 

Anuncios