En Noviembre de 1936, los franquistas ASESINARON a RAMONA ORTIZ, FIDELA GARCÍA y JULIA CIFUENTES en el cementerio de San Atilano de Zamora

Ramona, Fidela y Julia word pressEl 19 de Julio del 36 los franquistas tomaron Villalpando (Zamora) sin ningún tipo de resistencia armada, había comenzado la guerra. El cura, el alcalde y gentes rencorosas denunciaron a los vecinos Republicanos.

Ramona, de 45 años, natural y vecina de Bamba, había sido trasladada a la cárcel de Zamora desde la cárcel de Toro. Viuda de Manuel Fernández, tenía 2 hijas de 5 y 7 años, que tras la detención de la madre fueron ingresadas en el hospicio. Fidela García Sánchez, de 33 años, era natural de La Aldehuela (Salamanca) y vecina de Zamora, tenía una hija, su hermana Nazaria también había sido encarcelada en Toro.

Baldomera Veledo era madre de Pilar, Julia, Estefanía, Anisia y Teresa; tenían un pequeño comercio de aperos de labranza. La familia había sido señalada también porque Estefanía se había casado civilmente con un militante de la CNT, Quintín Gil Calvo, que moriría en Asturias, y la mayor, Pilar, había sido denunciada por intrusión en una de las fincas de grandes propietarios de la localidad.

Una noche, franquistas armados entraron en la casa familiar y se llevaron a Julia y a su madre Baldomera, a la que acusaban de haber participado en las protestas, para exigir que el ayuntamiento destinase a la enseñanza pública el coste de su concierto con las Hijas de la Caridad. Ambas fueron encarceladas el 24 de agosto en la cárcel de Zamora. A Julia la confundieron con Estefanía creyeron que era la que estaba casada con el confederal Quintín. Tuvieron que llevar un colchón para que no durmieran en el suelo, pasaron hambre, frió, humillaciones y mucho miedo. Fueron compañeras de celda de Amparo Barayón, la esposa de Ramón J. Sender, también asesinada.

También fueron detenidos el padre de la familia y Martín, el marido de Pilar, que pasó 2 años en prisión y otros 2 de destierro en Fuentesaúco. Otro primo de la madre, Froilán Veledo, había sido asesinado el 29 de agosto. Unos días antes del 20 de Noviembre del 36 habían fusilado a 3 maestras nacionales y a Matea Luna, que había salido en manifestación con Baldomera en Villalpando. A Matea le cortaron los pechos y la remato de un tiro el alcalde de Villalpando.

Julia tenia 29 años. Escribió una carta despidiéndose de sus hermanas y repartiendo sus cosas personales, parece que presentía su final, estaba agotada. Poco antes de la media noche del 20 de Noviembre de 1936, Ramona, Fidela y Julia fueron sacadas de la cárcel de Zamora y tras ser asesinadas fueron enterradas en una fosa del cuartel de San Benito. Baldomera se quedó muda de espanto cuando mataron a su hija.

Cuando Pilar fue a llevarles la comida al día siguiente, al preguntar por su hermana un falangista le contesto: “a esa ya se le enfrió el cielo de la boca”. Pilar comprendió que habían matado a Julia. Baldomera, que estaba enferma de corazón fue juzgada varias veces y condenada a muerte. En una visita de Teresa a su madre a la cárcel, una celadora apodada la “hiena” por su crueldad le cerró el portón tan de golpe que le rompió los labios a la pobre, se pasó la visita con un pañuelo en la boca para que mi abuela no se diera cuenta y no sufriera más. Baldomera finalmente sobrevivió a su encarcelamiento. La soltaron en Julio del año 38, padeció graves secuelas físicas y psicológicas el resto de su vida.

Los bienes de la familia fueron incautados en el consiguiente procedimiento de responsabilidades políticas, pero ya antes el comercio había sido saqueado por falangistas de Villalpando en un asalto en el que fue vejada y golpeada Teresa, la hija pequeña. Al coincidir la fecha de la muerte de su hija con la de José Antonio Primo de Rivera, el padre se negó, año tras año, a asistir a los funerales que se celebraban en Villalpando por el fundador de la Falange, razón por la que fue multado en varias ocasiones por el alcalde.

Cinco años después de que mataran a Julia, Baldomera y Estefanía fueron a Zamora, desenterraron el cuerpo de Julia, lo reconocieron por restos de ropa y por la deformidad que tenia en la pierna, de pequeña enfermó de poliomielitis, estuvo 7 años en una silla sin poderse mover. Compraron una caja para trasladar los restos a Villalpando. En el ayuntamiento de Zamora querían que la causa de la muerte constara como natural. Mi abuela dijo que había sido asesinada y no firmaría nada que dijera lo contrario. No las dejaron trasladar los restos, tuvieron que enterrarla en Zamora. Baldomera murió en 1954, 18 años después que su hija acordándose de ella hasta su último aliento. 

Yolanda Allende Cifuentes, sobrina de Julia, le dedicó un emocionado homenaje, En memoria de Julia (1 y 2)


Documentación original en Foro por la Memoria de Zamora

Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ 

 

 

Anuncios