JULIO TOMÁS CODINA, REPUBLICANO, los nazis le ASESINARON en Mauthausen mediante “DUCHA FRÍA”

Julio Tomás Codina word pressJulio Tomás Codina nació el 5 de marzo de 1913 en la Pobla Llarga (Valencia) en una familia modesta. La guardia civil sometió a una paliza a su tío José Tomás por participar en manifestaciones ciudadanas. La protestas por estos hechos originaron muchos heridos, su hermano José recibió un tiro de revólver en la mejilla. Fueron detenidas 46 personas entre ellos su hermano José y sus tíos, Jose y Carlos Codina Vallés.

En agosto de 1936 Julio Tomás fue movilizado por el Ejército Republicano. Una chica, Maria Albuixech Such, apareció en la vida de Julio, se casaron el 4 de noviembre de 1937, pero la guerra los separó. Julio Tomás estuvo destinado en Barcelona y otras ciudades de su provincia en la Defensa Contra Aeronaves Republicana (DECA). De Barcelona se trasladó a Figueres en noviembre de 1938. Desde la boda, Julio y María sólo se habían visto en un ocasión, cuando ella fue hasta Barcelona, momento en el que intentaron ser padres.

Con la victoria franquista, Julio Tomás pasó a Francia en febrero de 1939 y fue internado en un campo de concentración. El 11 de mayo de 1939 nació su única hija, María Tomás Albuixech. El 18 de agosto de 1939 Julio fue internado en el campo de Barcarès, después fue trasladado al 5º sector de Saint-Cyprien, y volvió a escribir a su mujer diciéndole que su estado de salud es bueno. En 1940 estaba en la 103 Compañía de Trabajadores Españoles. Les asignaron la prolongación de la Línea Maginot hacia el oeste. Aquel invierno las condiciones de trabajo le llevaron, y a sus compañeros, cerca de la muerte, prácticamente sin comida y con equipajes inservibles. El último emplazamiento de la compañía fue a Saint Hilaire Cambrai, donde mejoraron sus condiciones de habitabilidad con barracones nuevos, colchones de paja y camas de hierro. En febrero de 1940, Julio estaba animado ya que recibió carta de María y supo que estaban bien.

En mayo de 1940 las tropas alemanas cruzaron la frontera. El 14 de mayo, levantaron campamento hacia Amiens, en cuyo bosque la 3ª Compañía, en la que se encontraba Tomás, cayó prisionera. Los nazis señalaron a los españoles el camino hacia Cambrai, caminando 40 kilómetros al día casi sin comer ni beber. En el camino se unieron con soldados británicos, también prisioneros. Cerca de Alemania los separaron y los dirigieron hacia Tréveris, donde fueron reunidos en el Stalag XII-D, después pasaron al Stalag XIII-A, en Nuremberg. Mientrtas se desplazaban por las calles la gente los escupía y los amenazaba de muerte.

Desde Nuremberg fueron transportados en vagones de ganado hasta el Stalag VII-A, en Moosburg, al noreste de Múnich, donde fueron interrogados por la Gestapo. El franquismo había renegado de todos aquellos que habían luchado contra los golpistas, de manera que pasó a engrosar esa lista de olvidados españoles que eran los “apátridas”. Para los nazis los apátridas no eran nada, eran menos que un perro, que una mierda. A Julio Tomás le otorgaron el número de prisionero 40560. Volvieron a embarcar en vagones de ganado, y sin comer ni beber una gota de agua estuvieron 18 horas en el tren. El 6 de agosto de 1940 llegaron a Mauthausen, muchos murieron en el trayecto. A Julio le marcaron con el número 3223.

En este campo de exterminio se contabilizaron 35 maneras diferentes de morir, pero ninguna tan horrible como la producida por el agotamiento de trabajar durante horas y horas en la cantera. Se le asignó el número de prisionero 10855 cuando, en febrero de 1941, el poblado fue trasladado a Gusen, sinónimo de muerte, a sólo 6 kilómetros de Mauthausen. Cuando los prisioneros se volvían demasiado débiles para trabajar en la cantera, se les enviaba al subcampo, donde, nada más llegar, los hacían correr a modo de prueba y aniquilaban quien no soportaba el esfuerzo físico inicial.

Julio Tomás murió el 28 de noviembre de 1941 y fue incinerado en el crematorio de Gusen el 1 de diciembre de 1941. Las SS utilizaron una forma relativamente inusual de asesinato en masa en este subcampo de Mauthausen a partir del otoño de 1941. Eran los baños de muerte, en los que 300 prisioneros enfermos y no aptos para el trabajo, según la consideración que ellos hacían, fueron colocados bajo duchas de agua helada con enorme presión durante 30 minutos como mínimo. Los más enfermos entraban en colapso circulatorio, otros se ahogaban y los que salían con vida morían de neumonía al cabo de los días.

De los 3.846 españoles que llegaron a Gusen en 1941, en enero de 1944 sólo continuaban con vida 444. Miles de españoles murieron en campos de concentración nazis, 3.959 en Gusen y 371 en Mauthausen. Durante la II Guerra Mundial muchos Republicanos se vieron obligados a escapar del franquismo como consecuencia de la Guerra de España. Entre los varios republicanos que tuvieron que partir, había muchos vecinos de la Ribera, y muchos de ellos sufrieron el peor final terminando los campos de exterminio nazi.


Documentos: Ayuntamiento de La Pobla Llarga: Senso, C.; Vidal, V., (2016), La Ignomínia de l’oblit: els valencians de la ribera als camps d’extermini nazis. La Vanguardia (Raquel Andrés Durà). Eldiario.es (Laura Martínez)


Viva La República. FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ

Anuncios