Las MATANZAS franquistas de REPUBLICANOS durante Julio y Septiembre de 1936 en las Merindades de Burgos

Matanzas merindades Julio-Septiembre word pressInmediatamente después del 18 de julio de 1936, la mayoría de las localidades y pueblos de Burgos cayeron en poder de las fuerzas militares del bando sublevado. Villarcayo fue tomado el 19 de julio por guardias civiles rebeldes ayudados por falangistas y civiles afines dirigidos por el General Fidel Dávila. Rápidamente comenzó la represión franquista en la comarca de las Merindades, arrancando las detenciones y asesinatos de los Republicanos más representativos.

Los asesinatos en masa se debieron a venganzas personales, políticas, envidias, rencores, deudas; fueron realizados por falangistas de baja catadura moral, que hacían listas y señalaban a sus vecinos, para luego pasar esta información a grupos de otras localidades. No era conveniente matar directamente a los propios vecinos, lo hacían los de los pueblos cercanos con esa información. Estaban protegidos por sus propios correligionarios falangistas, santanderinos, castellanos y catalanes.

El ejército sublevado se hizo fuerte en Espinosa de los Monteros y la convirtió en el bastión defensivo más fuerte situado más al norte de la provincia de Burgos. La represión franquista se materializó en desapariciones forzosas, asesinatos tras detenciones arbitrarias sin garantías civiles ni jurídicas.

Entre los primeros asesinatos en las Merindades fue el diputado republicano Elíseo Cuadrado de Villarcayo el 3 de agosto, apresado en Burgos. Fue “sacado” de la prisión burgalesa y asesinado en el Puerto de La Brújula. El 6 de agosto fueron fusilados el alcalde republicano de Medina de Pomar Elicio López Quintana y el concejal de la misma localidad Gregorio Gallaga Hormaechea, también “sacados” de la prisión de Burgos.

El secretario municipal de Valle de Manzanedo, Rufino Balbás de 53 años destacado dirigente de Izquierda Republicana de Burgos, fue detenido en Villarcayo por falangistas junto con el maestro de Incinillas Ángel Ruiz Crespo. El 20 de agosto se les llevó cerca de la Cueva de La Humaraña en Montija, donde arrojaron sus cuerpos después de asesinarles. En 2009 el Foro por la Memoria realizó una exhumación identificando los restos de Balbás. Otros 2 cuerpos no fueron identificados, pero uno de ellos era con seguridad su compañero Ángel Crespo.

El 24 de agosto desapareció Francisco Gómez Antuñano de 40 años, labrador y vecino de Revilla de Pienza (Montija). Sobre esas fechas desaparecieron Pedro Baranda Vivanco de 47 años y Francisco Sáinz de Baranda de 48 años, ambos camineros y vecinos de Villalázara (Montija). El 27 de agosto desapareció el vecino de Santa Olalla (Espinosa) Luis Cobo Ezquerra. El 29 de agosto asesinaron a Federico Lávin Septién, vecino de Espinosa, desconociéndose las circunstancias y el lugar de su muerte. El 30 de agosto fusilaron en Burgos a los espinosiegos Faustino Martínez Diéz y Luis Martínez Urrez. El 2 de septiembre fue asesinado Andrés Pereda Pereda de 31 años, vecino de Ahedo de Linares (Sotoscueba).

El 23 de septiembre fueron asesinados en lugar desconocido los labradores Felipe Rodríguez Alonso de 62 años, vecino de Gayangos y Bonifacio Llarena Baranda de 53 años vecino de Bárcena de Pienza, ambos de la Merindad de Montija. Los restos de Bonifacio pueden estar en las cercanías de Salinas de Rosio en Medina de Pomar.

El 25 de septiembre fue asesinado Victoriano Villasante Zaraín de 34 años y vecino de Villalázara (Montija) en las inmediaciones de Espinosa. Su hermano Gregorio Villasante fue también asesinado 2 meses en Loma de Montija. El 26 de septiembre desapareció el maestro de Quintanilla de Pienza (Montija) Saturnino López Baranda de 20 años, con seguridad asesinado. El 27 de septiembre en el término de Espinosa fue asesinado José Llerena Baranda, vecino de Montecillo de Montija con 40 años.

El 28 de septiembre fue secuestrado el vecino de Ahedo Saturnino Andrés Llarena, labrador, casado y destacado sindicalista agrícola de 25 años. Fue arrastrado desde Villarcayo hasta Paralacuesta, donde medio moribundo le ejecutaron con 2 tiros de gracia en la cabeza y le enterraron junto a la cuneta. En agosto de 2011 sus restos fueron exhumados e identificados por la ARMH y la Universidad de Burgos, y entregados a la familia. Un día de septiembre desapareció también el vecino de Espinosa Fermín Saín Ruiz, al igual que Manuel Regadera Andrés de 37 años y maestro de Loma de Montija.

Desde posiciones fascistas se menosprecian y justifican las atrocidades y asesinato de personas inocentes cometidas por los sublevados franquistas. Ellos han tenido tiempo para hacer su historia creíble e interesada a su causa. Solo existía una verdad, la suya. Los crímenes franquistas fueron silenciados y olvidados. Afortunadamente actualmente los hechos ocurridos se ven e interpretan con pruebas más que con fe ciega.


Documentos originales: Crónicas a pie de fosa (Aiyoa Arroita Lafuente & Jesús Pablo Domínguez Varona). Las merindades en la memoria


Viva La República. FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ

Anuncios