En 1941, agentes franquistas FUSILARON a 7 jornaleros de las familias REPUBLICANAS ESCRIBANO y DEL ALAMO, en Fontanosas (Ciudad Real)

Fontanosas word pressEn abril de 2004, Emilio Valiente Jiménez, alcalde pedáneo de Fontanosas recibió una carta anónima y apenada en la que se relataba que “..El 1 de Julio de 1941, nuestra sección militar realizó la execrable ejecución de 7 personas, entre ellas un menor de 15 años, tras lo cual fueron enterrados en una fosa del cementerio..” Durante la República y hasta el estallido de la Guerra Civil, Fontanosas era un pueblo de jornaleros humildes, la mayoría del pueblo subsistía con lo poco que daba la tierra. Durante los 3 años de guerra hubo incidentes relacionados con el anticlericalismo y la colectivización de tierras.

Cuando los franquistas tomaron el pueblo, ejercieron una tremenda represión sobre los Republicanos de Fontanosas debido a su activismo político durante la República y la Guerra participación en ocupaciones de fincas, ocupación de cargos políticos durante la República y la guerra, haberse alistado como miliciano en la guerra, haber militado en algún sindicato o participación en actos antireligiosos.

En abril de 1941 se elaboró una lista sobre desafectos al régimen de Franco en Fontanosas. Para esa fecha ya habían sido fusilados los 5 primeros Republicanos en el cementerio de Almodóvar: Tomás Aragón Carrilero (24-10-1940), Bonifacio Minguillán Moreno, Samuel Gómez del Olmo, Simón Solana del Olmo (10-12-1940,) y Grazeliano Ruiz Escribano (15-02-1941, cementerio de Ciudad Real). Fusilados 13, muertos en prisión 2, otros asesinatos por razones políticas 2. El 1 de Julio de 1941 los fascistas habían segado como mínimo, la vida de 19 inocentes.

Los maquis estuvieron activos en torno a Fontanosas entre 1942 y 1944. Con la intención de detener a miembros del maquis, y aterrorizar a posibles cómplices y disuadir sus apoyos, los franquistas arrestaron a varios miembros de las familias Escribano y del Álamo, que trabajaban en ganadería, labranza, huerta, carbón, caza, también eran jornaleros cuando eran requeridos por los terratenientes. Todos ellos fueron acusados de haber participado en una pequeña sustracción de víveres en el Cortijo del Cerro de los Santos, de donde se habrían llevado dos costales de garbanzos, una manta, una chaqueta, unas tijeras, una corneta de metal, dos ovillos de hilo, seis calcetines, media docena de pañuelos y 10 pesetas. El supuesto les costó la vida.

Fueron trasladados a una quebrada de Fontanosas que se encuentra a unos 200 metros de la entrada del pueblo por la carretera de Caracollera. Allí los fusilaron de madrugada. Luego fueron trasladados por algunos vecinos del pueblo y arrojados a 2 fosas paralelas al muro del cementerio. El fusilamiento en Fontanosas el 1 de julio de 1941 se convirtió en el icono más contundente de la represión franquista, con todo el pueblo en vela a las 5 de la mañana escuchando las balas que resonarían durante mucho tiempo. Las víctimas eran:

Mateo Escribano Cardeñosa, casado con Eufemia Mansilla López, tenía 8 hijos con edades entre 1 a 21 años. Francisco (también fusilado), Nemesio, Justiniano, Aquilino, Inocente, José “Joselillo”, Mateo y Victoria. Tras los asesinatos, la familia vivía de la caridad y de pocos jornales, vivieron varios años un chozo de paja. Francisco Escribano Mansilla, hijo de Mateo Escribano Cardeñosa fue el más joven de los 7 fusilados. Estaba soltero. Manuel Escribano Cardeñosa, casado con Mª Cruz Leñador Hinojosas, tenía 6 hijos de entre 13 y 31 años: Aniceta, Angeles, Ramón, Carmen y Aurelia. Ramón Escribano Cardeñosa, casado con Leocadia Resa Culebras y se quedó viudo antes de la guerra. Se casó de segundas nupcias con Eugenia de Abenojar. No tuvo descendencia. Félix Polo Gavilán, casado con Rosina Serena Fernández, tenía un hijo con 7 meses, Félix Polo Serena, cuyo hijo Cándido Polo Serena vive en Puertollano.

Leoncio Del Alamo Turro, casado con Eloisa Vargas Sánchez, tenía 4 hijas: Libertad, Florencia, Matea y Leonidas de entre 3 y 9 años, que tras el asesinato del padre terminaron emigrando definitivamente a Barcelona. Julián Del Alamo Turro, casado con Priscila del Olmo García, tenía una hija, Juliana.

La exhumación realizada en febrero de 2006 recuperó los restos de las 7 víctimas, poniendo de manifiesto que fueron inhumados boca abajo, practica humillante habitual ordenada por la iglesia para que los fusilados rojos no pudieran alcanzar el cielo. Todos presentan fracturas en el cráneo, vértebras o mandíbula a consecuencia de disparos por arma de fuego. No se constatan otras lesiones por arma de fuego en áreas distintas del cráneo y cuello.

Una vez identificados, los restos regresaron nuevamente al pueblo que los vio morir a manos del régimen franquista, para ser entregados a sus familiares. Se les enterró a todos juntos, tal y como habían estado esas decenas de años, y se les puso un monolito con la inscripción “Victimas de la Injusticia y el Terror, Testimonios para la Paz”.


Documentación: Crónicas a pie de fosa (Jesús Pablo Domínguez Varona y Aiyoa Arroita Lafuente). El País (Carlos E. Cué). Y la obra Fontanosas, 1941-2006. Memoria de carne y hueso de Julián López García y Francisco Ferrándiz.


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ 

 

Anuncios