CRÍMENES franquistas contra la población REPUBLICANA de Ronda

Ronda word pressEn Ronda el golpe fascista del 18 de julio fue fácilmente abortado. En los días posteriores las milicias Republicanas, casi 2.000 efectivos, se instalaron en el Cuartel de la Concepción. Pero las tropas nazionales, muy numerosas, experimentadas y fuertemente artilladas tomaron Ronda el 16 de septiembre. Miles de rondeños huyeron despavoridos hacia Málaga, a pie, con lo puesto, bajo los bombardeos aéreos, y luego siguieron hacia Almería soportando ametrallamientos, hambre, sed, cansancio, los barcos, los aviones, el cerco de la legión, los moros, los fascistas italianos, los nazis alemanes, los miles de muertos, muchos volvieron a Ronda. Quisieron creer la gran mentira de Franco, vuelvan, nadie tenía nada que temer, la gran trampa para atrapar Republicanos.

A finales de Febrero muchos volvieron a los restos de sus casas, saqueadas, destruidas por los franquistas. Los militares fascistas promovieron, instigaron, obligaron a las denuncias, necesitaban pretextos para asesinar a tantos como querían. Los falangistas detenían a los que los derechistas señalaban, en la estación, en las carreteras, en sus casas. Comenzaron a exterminarlos sistemáticamente y a arrojarlos a las 20 fosas que ya tenían abiertas desde primeros de Diciembre. Desde el 16 Septiembre 1936 ya habían matado a muchos, faltan los documentos, y dónde los echaron.

Antonio Avilés fue uno de los primeros encerrados junto con Agustín Heredia, con mi padre y mi abuelo cuando volvieron de la huía, tanto le maltrataron, tanto lo machacaron, que a pesar de su resistencia acabó confesando y firmando lo que no había hecho, lo que aquellos perros falangistas infames querían que firmara. Dijo que no podía aguantar más tantas palizas, golpes y vejaciones, que quería que lo mataran para librarse de tanto sufrimiento.

La última vez que mi abuela supo de mi abuelo fue un día que le llevó la comida pero los falangistas no la dejaron pasar, le tiraron al suelo una camisa roja de sangre seca y le dijeron que podía irse. Fue el 14 de Marzo de 1937. Habían llegado las primeras sentencias de muerte del ilegítimo tribunal militar fascista de Málaga, donde Arias Navarro, el carnicero, el traidor fascista, acusaba a nuestros mejores hombres y mujeres encarcelados por los rebeldes militares, de rebelión militar, y exigía su muerte en farsas de juicios celebrados sin presencia de los acusados.

El 14 de Marzo de 1937 a las 5 de la madrugada fusilaron a los 44 primeros, dejando multitud de huérfanos, muchos muy pequeños, en condiciones de vida calamitosas. Entre estos republicanos habían 22 agricultores, 1 relojero, 4 albañiles, 1 barrendero, 2 carpinteros, 1 ceramista, 1 chófer, 1 zapatero (mi abuelo), 1 metalúrgico (Agustín Heredia), 1 tejedor, 1 vendedor (Antonio Avilés), 1 guardia municipal, 1 cabrero, 1 juez, 1 esquilador, 2 ferroviarios y 2 mujeres casadas y con hijos. Los restos aún no se han podido recuperar para darles digna sepultura. De los 42 hombres, 39 tenían entre 20 y 50 años, solamente 3 superaban esta edad,

Las 2 mujeres eran Ana Medina Marín de 36 años y Carmen Doña Guerrero de 40 años. Los 42 hombres eran mi abuelo Francisco Pimentel López, Agustín Heredia Lermo, Antonio Avilés López, José González Ruiz, José Rubio Mena, Juan Ruiz Ramírez, Salvador González López, Joaquín García González, José Rodríguez González, Rafael García Rendón, Salvador Guerrero Márquez, José Gallardo García, Manuel Muñiz Ortega, Juan Corona González, Manuel Rodríguez González, José Rodríguez Oliva, Gregorio Badillo Galindo, Andrés Troyano Palmero, José del Río del Río, Manuel Cañestro Ruiz, Manuel Valle Valle, Antonio Anillo Bernal, Antonio González Marín, Francisco Piedra Palmero, Francisco Ruiz Rodríguez, Luís Rodríguez Guerrero, Salvador Pinzón Jiménez, Francisco Cañestro Olivares, Francisco Cañestro Camacho, Salvador Ríos Jiménez, Alonso Cámara Becerra, José Rodríguez Cañestro, Francisco García Palmero, Francisco García Blanco, Enrique Sánchez Gutiérrez, José Jiménez Montero, Salvador Amaya Cortés, Julio Medina Barea, Francisco Badillo Racero, Juan Guerrero Pérez, Francisco Caballero Amaya, Manuel Herrera Díaz.

El día 15 mataron a 24 más: Francisco García Ríos, Manuel Díaz Ríos, Agustín Pereña Quintana, Juan Martín Muñoz, José Ramírez García, José Mora Cantos, José Mª Ramírez Ramírez, Manuel Vivas Cantero, Manuel Muñoz Cantos, Antonio Agüera Chaves, Juan Espinosa Pato, José Espinosa Pato, Manuel López Oliva, Juan Muñoz Beltrán, José Medina López, Pedro Gómez Ríos, Francisco Gómez Ríos, Silvestre Florido Pizarro, Francisco Ríos Moreno, Francisco González Beltrán, Antonio Vivas Ramírez, Juan Romero Rosas, Antonio Domínguez Muñoz, José Lagares Vallecillo.

José García Doña era de Yunquera y fue detenido, encerrado en Ronda a mediados de Febrero y acusado de rebelión militar con otros muchos vecinos y vecinas de este pueblo de nuestra serranía. Cuando su esposa Francisca Jiménez Gómez pudo ir a Ronda para verlo recibió la noticia de que ya había sido fusilado junto a otros 19 más, era el 10 de Julio del 1937. Junto a José García Doña asesinaron a Francisco Jiménez García, Diego Blanco Pino, Francisco Vique, Juan Torres Gómez, Antonio Duarte Sevilla, Miguel Chaparro Sánchez, Diego Martos Macías, Francisco Najarro Sánchez, Francisco Chicón Martín, Gregorio Doña Rodríguez, José Domínguez Rodríguez, Cristóbal Guerrero Corbacho, Antonio Prieto Marín, Antonio Flores Jiménez, Pedro Jiménez García, José García Comitre, Felipe Díaz Corrales, Rafael Díaz Mora, Rafael Moras Torres. No fueron los únicos yunqueranos matados por los fascistas..

Mataban, 20, 40, 80 mujeres y hombres, todos los días, un total de 1.607 hasta llenar las 20 fosas comunes del cementerio. Eran gente buena, valiente y generosa, republicanos socialistas, libertarios, andalucistas, masones, comunistas, librepensadores. Un recuerdo especial para la joven de 17 años Amparo Bandera Vergara “La Banderita”. Que la Memoria Histórica, la Verdad, la Justicia y la Reparación sean la garantía del futuro de Libertad, Igualdad y Fraternidad que querían y queremos.

Todos los días tenemos que soportar los exabruptos de los franquistas del Partido Popular y Ciudadanos que niegan la memoria histórica, que las víctimas del fascismo tienen que seguir desaparecidas, ignoradas, calladas, tiradas en fosas comunes, exiliadas y los documentos franquistas que los condenaron como delincuentes deben seguir siendo legales y por lo tanto nuestros familiares, nuestros paisanos, nuestros héroes, nuestros mejores hombres y mujeres deben seguir siendo documentalmente terroristas.

¡¡ Pues no es así !! Llevamos toda la vida sufriendo y llorando. Eran los mejores y Andalucía tuvo la gran desgracia de perderlos. La gran castración social que la victoria del franquismo produjo en la sociedad todavía tiene efectos. Sufrieron y lloraron padres, madres, abuelos, hermanos, hijos, nietos, amigos, vecinos, todo el pueblo trabajador y honrado. Ahora ya es la hora, después de más de 80 años de que se haga la verdad, la justicia y la reparación de tanta maldad como fueron capaces de infligir a nuestro pueblo esos bárbaros asesinos.


El texto está extraído de documentación original publicada por Francisco Pimentel en facebook (Ronda Semanal: 1, 2 y 3) y Diario Ronda (1 y 2)


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ 

 

Anuncios