REPUBLICANOS Víctimas del franquismo ARROJADOS a las FOSAS Comunes del cementerio de Sevilla. Parte 1, La FOSA Pico Reja

fosas sevilla 1 word pressEl “general” Queipo de Llano se rebeló con unos 4.000 soldados en Sevilla en 1936. Queipo, el “genocida y criminal de guerra” ansioso de barbarie, dirigió las tácticas terroristas de los rebeldes, animando a la matanza de Republicanos y a la violación de mujeres. Los sublevados fusilaban a cualquier supuesto resistente. Un alto número de trabajadores, sindicalistas, políticos, intelectuales, personalidades, y muchas personas anónimas de la Sevilla Republicana, guardias, chóferes, inspectores, vigilantes, bomberos, peones, carpinteros, recaudadores, porteras, pintores, barrenderos.. fueron masacrados a raíz de la sublevación.

La fosa Pico Reja del cementerio de San Fernando de Sevilla da terrible cuenta del genocidio cometido en Sevilla. Es muy representativa de los crímenes franquistas, y una de las más numerosas en víctimas. Fue la 1ª fosa común que se abrió: Desde el 18 de julio al 6 de agosto de 1936 los golpistas la colmataron. Los resultados obtenidos por el equipo de exhumación de la Sociedad de Ciencias Aranzadi superan los pronósticos. «Había que sacar 1.103 personas y se han encontrado muchísimos más, se estiman hasta 2.600 víctimas de la represión franquista», cita el director de los trabajos, Juan Manuel Guijo. La barbarie estaba servida.

Entre las víctimas Republicanas arrojadas a la fosa Pico Reja, se encuentran personalidades políticas, dirigentes sindicales, personas destacadas como Blas Infante, o médicos, militares, caso del capitán Ignacio Alonso, guardias de asalto, y parte de la Columna Minera de Huelva. Los concejales Republicanos de Sevilla, diputados y alcaldes de localidades de la provincia, los obreros que defendieron el edificio de Telefónica, muchos anarcosindicalistas, y cientos de inocentes sevillanos que habían cometido el delito de ser Republicanos. Entre los masacrados, los restos del alcalde Horacio Hermoso, de su predecesor José González Fernández de la Bandera, del maestro racionalista José Sánchez Rosa, y del diputado Manuel Barrios Jiménez, del PSOE.

Una característica común entre las víctimas de Pico Reja es que todas «están aparecen bocabajo». La posición anómala de los esqueletos «son el primer hecho violento» explica una grave violación de los Derechos Humanos cometida por los golpistas. También han aparecido cráneos perforados a balazos, balística asociada a los crímenes, huesos fracturados, un sujeto en ataúd con las manos atadas con grilletes. Es el patrón de la violencia extrema franquista.

La ciudad sigue buscando a centenares de familias de represaliados. El botón con el emblema municipal, el NO8DO, que ha aparecido en la tierra de la fosa de Pico Reja debió pertenecer a algún trabajador del Ayuntamiento de Sevilla: «Es un símbolo. El botón claramente pertenece a un funcionario de la época, y se asocia a 3 esqueletos que aparecen bocabajo y tienen impacto de proyectil, varios en algún caso, y fracturas en diversas zonas», describe Juan Manuel Guijo. Es un certificado de la terrible verdad de lo que ocurrió

Joaquín León Trejo cogió su bicicleta a mediados de julio de 1936 y se fue desde Castilleja del Campo a Sevilla para defenderla de los golpistas. Era maestro Republicano. Un exalumno falangista lo reconoció en el tranvía y lo denunció. El 22 de agosto fue fusilado por “extremista peligroso”. Joaquín Farratell González, era miembro del Partido Radical y fundador del periódico local Canela en Rama. “En mi casa había miedo porque a mi abuela le quemaron la vivienda y mis padres nunca hablaban” cuenta su nieta Lourdes Farratell. La fotografía de Farratell cuelga junto a la de una veintena de imágenes de represaliados o desaparecidos en una de las tapias que parapetan la fosa de Pico Reja.

Mercedes Luna López, ama de casa, 51 años, cordobesa, residía en Morón de la Frontera; fue detenida en el cine Jáuregui, desde la cárcel la llevaron muerta a la fosa. Es una de los cientos de mujeres asesinadas y arrojadas a Pico Reja. Rafaela Dorado Ayala trabajaba con su familia en el cortijo de Arenales (Sevilla), propiedad del Conde de la Maza. Marchó con su hija mayor a buscar a su marido, preso en Morón de la fontera. En el sitio de su asesinato comenzaron a llorar ante el cadáver y las acribillaron allí mismo. Más tarde mataron a 2 de sus hijos varones. Los sublevados decomisaron todas sus pertenencias, cosecha, aperos, yuntas, caballerías, ganado, su casa, su finca.

Ramón Sánchez Moreno, 19 años, comunista, fue acribillado en Julio en el parque de María Luisa por un grupo de falangistas, dejaron el cuerpo allí varios días para sembrar el pánico, Su cadáver acabó en Pico Reja. Ana Sánchez, sobrina de ambos cuenta que su tío Antonio fue asesinado en 1937 en las tapias del cementerio. Josefa Amado y su hermana Carmen guardan la memoria de aquella madrugada del verano de 1936 en que varios guardias civiles se llevaron a su padre, quien ya nunca más volvió. “Los que nos dicen, déjenlo estar, ¿por qué lo dicen?” Muros en el cementerio contra los que golpeaban los cuerpos muertos una vez fusilados, después arrojados a Pico Reja. En Sevilla, años de orfandad, miedo, dolor, soledad, silencio.

Muchos años después, los herederos de aquella carroña franquista siguen defienden o permitiendo los símbolos franquistas, insultando a las víctimas y a sus familiares, agrediendo a sus símbolos, insistiendo en el “olvido” y en “no abrir viejas heridas”,son los que no reconocen la ilegalidad fundamental del franquismo. Los que se llenan la boca invocando la “ley” y reclamándose “constitucionalistas”.

Continúa en Parte 2, Las otras FOSAS


Documentos: Público (Raúl Bocanegra). El correo web (Francisco Veiga, Mario Daza). InfoLibre. (Ángel Munárriz). Cadena Ser (Mari Cruz Barroso). María Serrano en Todos los nombres y Público (1 y 2). Eldiario.es (Juan Miguel Baquero). Radio Recuperando Memoria (Ani García Pérez). Lugares de la memoria Golpe militar, resistencia y represión en Sevilla. El País (Eva Saiz). Fosa común Pico Reja, Ayuntamiento de Sevilla. Público (Alejandro Torrús). Fosas Cementerio San Fernando de Sevilla


En MEMORIA de las mujeres y hombres del Ejército de la REPÚBLICA Española