Las FOSAS de Erreniaga (Navarra). Los franquistas ASESINARON en la Sierra del Perdón a 92 REPUBLICANOS

Fosas del Perdon word pressLa madrugada del 27 de noviembre de 1936 fueron asesinados en la sierra de El Perdón (Erreniega) 14 Republicanos de Olite/Erriberri encerrados en la cárcel de Pamplona desde finales de julio, la mayor “saca” de vecinos de la localidad tras la de octubre en la que otros 13 olitenses murieron fusilados en Zaragoza después ser forzados a alistarse en el Tercio de Sanjurjo. Tomás Ruiz Zabalza, sobrevivió de milagro a la matanza de El Perdón, tenía solo 17 años. Contaba compungido que en el habitáculo de la prisión donde estaba junto al resto de los de Olite, entre ellos su padre Constancio y su tío Jesús Zabalza, oían cada noche al “camión asesino” que cargaba, por pueblos, a los Republicanos que tocaba fusilar. “Un día vinieron a por los de Olite”.

Normalmente, como hicieron con su padre, las autoridades comunicaban a los presos que estaban en libertad, aunque ellos ya sospechaban que su destino sería una fosa abierta a 10 kilómetros al sur de Pamplona, en la sierra de El Perdón. Los familiares se enteraban de la masacre cuando, como en el caso de la madre de Tomás, iban a la visita habitual que concertaban en el cárcel y descubrían que sus allegados no habían vuelto al pueblo. Alguno de ellos encontró una carta de despedida entre los enseres que recogió después en el calabozo.

La mayoría de los asesinados en El Perdón, sin garantías ni juicio previo, eran jornaleros de la UGT, si bien entre ellos estaba también el maestro de la localidad Juan Barásoain Armendáriz, apresado en Pamplona desde el 25 de julio. La madrugada del 27 de noviembre de 1936 fueron pasados por las armas Antonio Azcárate Izurriaga, Cesáreo y Julián Azcárate Domínguez, Félix García Resano, Félix Garde Moreno, Adolfo Ochoa Gorri, Esteban Pérez Coello, Ángel y Fermín Remírez Chivite, Ignacio Rodeles Berruezo, Constancio Ruiz Cerdán, Teofilo Solanilla Romero y Jesús Zabalza Sarrias.

El horror ha querido que coincidamos en la misma tierra. Ellos debajo, nosotros encima. Los nuestros vieron cómo los mataban y quedaban aquí. Algunos supieron guardar la Memoria y decirnos dónde estaban. Ahí están y quedarán sirviendo de semilla. Gracias a ellos y a los nuestros continuamos la lucha por esa vida que a ellos les truncaron. El horror no acabó en las balas que taladraron vuestros cráneos, sigue en los cuerpos de las gentes golpeadas porque supieron de vosotros y siguieron vuestro ejemplo. Sigue en las cárceles todavía llenas de cuerpos presos y corazones con alas surcando los cielos, oteando tierras que quieren ser libres. Eladio, Rufina, Urbano, Emilia, Clemente (dónde estarás…) y todos los demás… Gracias por vuestra fuerza. La sabremos usar y la sabremos transmitir, para que más temprano que tarde entre vosotros, nosotros y los que vienen detrás, lo lograremos. Vivir libres. Lortuko dugu!

A finales de los años 70 del siglo pasado, un grupo de familiares se organizó para, con pico y pala en la mano, desenterrar sus restos y sepultarlos con dignidad en el panteón que guarda la memoria de medio centenar de republicanos en el camposanto olitense. La Asociación Fosas de la Sierra del Perdón-Erreniegako Hilobiak, formada por vecinos de diferentes pueblos navarros, ha inaugurado en este enclave un memorial en recuerdo de las 92 personas que fueron asesinadas durante los años 1936 y 1937 por la represión franquista y enterradas en este lugar.

El memorial consta de 19 piedras, colocadas como una espiral abierta a modo de ‘cromlech’, una con el nombre de cada pueblo navarro con vecinos que fueron asesinados en esta sierra (Larraga, Olite/Erriberri, Berbinzana, Pitillas, Allo, Artazu, Cárcar, Lumbier/Irunberri, Lodosa, Ibero, Estella/Lizarra, Aguilar de Codes, Cirauqui, Cáseda, Allín, Aibar, Cendea de Olza, Puente la Reina/Gares y Pamplona/Iruña. En medio, otra piedra, la número 20, sin ningún nombre, en homenaje a todas la víctimas no identificadas. Trabajar estas piedras, por su significado, “me sale de las entrañas”, aseguró el escultor Pello Iraizoz.

El colectivo destaca en un comunicado, que se trata de «un homenaje a todas las víctimas asesinadas por sus ideales de justicia social y democracia, y también a sus familias». Han destacado así mismo la tardanza de este acto, ya que creen que el homenaje tenía que haberse hecho mucho antes. En Navarra no hubo frente de guerra, por lo que fueron ejecutadas sin juicio, arrebatadas de sus casas por la fuerza y enterradas en fosas en esta sierra. Fueron, además, olvidadas y silenciadas durante mas de 80 años por las instituciones.

Los dibujos son del cuadro del Guernika de Pablo Picasso. El Grito que pide Justicia desde la tierra donde dejaron a aquellas personas, Justicia desde la tierra para los que se quedaron en ella. Luz es lo que intentamos dar a lo que paso entonces con los actos de memoria que se realizan exigiendo Verdad. El Pájaro que llora representa el dolor y el desgarro humanos y hasta el de la propia naturaleza. Las estrellas recuerdan a las 93 personas asesinadas en toda la sierra. “Aquí es donde se cruzan el viento y las estrellas, las palabras y las promesas y a partir de hoy también el olvido y la memoria”, señaló el colectivo. Una cita por y para el recuerdo en la que los organizadores quisieron dejar claro un mensaje: pasen los años que pasen, el Perdón no perdona.

Vídeo de EITB: Homenaje a 92 víctimas fusiladas por el franquismo en El Perdón   


Documentos: EITB. Noticias de Navarra (Cristina Jiménez). La voz de la merindad. Facebook, fosas de la sierra del Perdón. La Olitense. Nabarralde (Yolanda Ansó). Imágenes de Santi Vaquero en Flickr


En MEMORIA de las mujeres y hombres del Ejército de la REPÚBLICA Española