JOSÉ ÁLVAREZ MORENO, Capitán de la Guardia de Asalto, ASESINADO por elementos franquistas en Julio de 1936 en Sevilla por defender la legalidad REPUBLICANA

José Álvarez Moreno word pressJosé Álvarez Moreno nació el 2 de julio de 1897, en Jerez de la Frontera (Cádiz). Su padre, Antonio Álvarez Muñoz, era teniente coronel de caballería; su hermano Jesús, ingresó en la guardia civil, y su cuñado, Carlos Ponce de León, llegaría a general del mismo cuerpo. Estudió en la Escuela de Infantería de Toledo, y en 1922 estuvo en Marruecos. En 1923 siendo oficial de infantería, contrajo matrimonio con María Teresa Cruz Guerrero-Estrella. Tuvieron 6 hijos: Enrique, Antonio, Eduardo, José María, Fernando y Carlos, si bien Eduardo falleció siendo muy pequeño.

Siendo teniente en Cádiz, ingresó en el Cuerpo de Carabineros destinado a Las Arenas como Jefe de la ría de Bilbao. José coincidía ideológicamente con Izquierda Republicana, fue miembros de la logia masónica “Acacia” de Puerto Real. Era un gran lector y un apasionado de Galdós. En abril de 1936 ingresó en la Guardia de Asalto como capitán, siendo destinado a Cádiz. Tuvo que acudir a Jerez por incidentes callejeros provocados por señoritos” y falangistas.

Llegó destinado a Sevilla en los días previos al golpe militar. La noche del 17 de julio el capitán José Álvarez rodeó la Plaza Nueva con varios camiones de Asalto y mandó detener a algunos falangistas armados con pistolas que trataban de atacar a tiros a los asistentes al cine de verano. El día 18 a las 3 de la tarde fue a buscarle a casa su compañero, el capitán Justo Pérez Fernández. Los peores augurios se habían cumplido, el levantamiento de la fracción traidora del ejército se había producido.los

Justo y José fueron a cumplir con su deber y con su compromiso con su pueblo, su Gobierno y sus ideales. Sus hijos Enrique y Antonio de 11 y 10 años, recuerdan que se subieron a un coche, su padre les hizo un gesto de despedida. Fue la última vez que lo vieron. Esa misma tarde, en el patio del cuartel de la Guardia de Asalto en la avenida de Hércules, el capitán José Álvarez repartió unos 80 fusiles entre los militantes obreros a petición del dirigente comunista Manuel Delicado. Se desconoce en qué momento lo detuvieron, si bien sí se sabe que casi todos los oficiales de Asalto fueron detenidos al caer el Gobierno Civil y el hotel de Inglaterra.

Su mujer recibió cartas suyas fechada del día 20 al 22 de julio en las que se mostraba sereno. También escribió a su cuñado en Córdoba, en las que le pedía que cuidara de su mujer y de sus hijos, que estaban solos en Sevilla. María Teresa no volvió a ver a su marido. El día 25 de julio su hijo Antonio le llevó ropa limpia, y le fue comunicado que ya no era necesaria. En la madrugada del jueves 23 sus compañeros José Loureiro, Justo Pérez y Pedro Cangas fueron fusilados frente al mismo cuartel junto al parque de María Luisa. En la madrugada del 24 de julio de 1936, a las 5 de la madrugada, el capitán José Álvarez Moreno fue fusilado junto a varios civiles a la espalda del cementerio de San Fernando por orden del Juez Instructor de la 2ª División Orgánica. Sus cuerpos fueron arrojados juntos a una fosa común. A los pocos días, su cuerpo pudo ser rescatado de la fosa común y se le dio sepultura en el mismo cementerio.

José Álvarez Moreno fue un hombre honesto, apasionado defensor de los valores republicanos, afectuoso y valiente, que mantuvo su juramento de lealtad al pueblo y al Gobierno que lo representaba y que, por ello, fue asesinado. Con este gran dolor y sin ningún recurso, empezaba para su viuda y sus 5 hijos, el mayor de los cuales tenía 11 años, la larga noche del franquismo. Su hijo Antonio Álvarez nunca pudo rendir homenaje a su padre, los franquistas tenían prohibido el luto a los huérfanos de republicanos. 

Son los nietos los que están recuperando la memoria de tantos represaliados. La nieta de José Álvarez Moreno, Llani Álvarez, señala: “Nos toca a nosotros, los nietos, hacer esa labor. Ya ha pasado demasiado tiempo para que se reconozca lo que ocurrió de verdad. Aquí había un Gobierno legítimamente establecido”. Llani no puede estar de acuerdo en que ahora se haga tabla rasa con la represión franquista: “Ellos han tenido su causa general, sus nombres han estado y están en las iglesias, en las calles, han tenido monumentos…Pero en mi familia lo único que tuvo fue un carné de huérfano de cuarta”.


Documentos: Todos los nombres. El País (Nuria Tesón). Emocionante relato de Llani Álvarez, nieta de José Álvarez


Viva la República Española. Por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ 

 

Anuncios