ESTEBAN URKIAGA BASARAZ, COMANDANTE del EJÉRCITO vasco, periodista, poeta, FUSILADO por los fascistas en 1937

ESTEBAN URKIAGA BASARAZ word pressEsteban Urkiaga Basaraz, conocido como Lauaxeta, nació en la Erriko Taberna de Laukiz, Bizkaia, en 1905, pero pronto la familia se trasladó a Mungia. Estudió en los jesuitas de Durango, donde adquirió un fuerte espíritu religioso. Allí fue compañero de uno de los gigantes de la cultura euskaldún del siglo veinte, Jokin Zaitegi. Se creó un grupo con otros intelectuales vascos importantes de la época, Andima Ibinagabeitia o P. Mújica. Esteban conoció desde Cicerón o Sófocles, hasta Shakespeare, a los clásicos de la lengua castellana, inglesa, francesa, alemana, portuguesa o catalana, y comenzó a escribir y a publicar en la revista Jesusen Biotzaren Deya. Auténticos cultivadores de la lengua vasca, la conciencia política no tardaría en despertar.

A los 21 años Esteban pasó a Oña a completar sus estudios. Después continuó su formación literaria y política, publicaba traducciones de poemas en el diario Euzkadi, los nuevos vientos en la vida cultural vasca dieron a conocer su nombre por todo el pais vasco. En 1930 la sociedad Euskaltzaleak organizó el primer día de la poesía, Olerti Eguna, impulsada especialmente por José Ariztimuño, Aitzol, sacerdote católico, uno de los 16 religiosos vascos leales a la República fusilados por los franquistas. El primer premio fue para Lauaxeta, que comenzó a influir decisivamente en la vida cultural, social y política vasca, con sus libros, poemas, artículos en prensa en el diario Euzkadi, con su página Azalpenak. El trabajo de Esteban Urkiaga a favor de la lengua vasca fue trascendente.

Fue miembro de la asociación de escritores en lengua vasca Euzkel Idazleen Batzarra, de la Asociación Vasca de Acción Social Cristiana, la Asociación de Estudiantes Vascos, Euzko Ikasle Batza, y del grupo Mendigoizaleak. Su postura ante la cuestión social entendía la colaboración entre trabajadores y patronos, según la doctrina social de la iglesia de la encíclica de León XIII “Rerum Novarum”.

Fue agitador sindical entre los baserritarras, a los que instaba a afiliarse en Solidaridad de Trabajadores Vascos, participó en cursos, conferencias, debates y mítines. Se centró en la juventud, en la mujer y en el sindicalismo agrario. Entre sus actividades “a favor de la patria”, colaboró con el Colectivo de Mujeres Vascas Euzko Emakume Batza, que llegó a reunir a más de 30.000 mujeres, conscientes de la importancia de la mujer como transmisora de valores, ideología, lengua, religión, costumbres. Al llegar la guerra civil, fue nombrado Comandante de Intendencia de los batallones de gudaris.

Esteban Urkiaga fue detenido el 29 de abril de 1937 en Guernica acompañando a un corresponsal de La Petite Gironde como traductor, para mostrar los efectos del bombardeo de la ciudad por la Legión Cóndor. Condenado a muerte, Esteban fue fusilado contra la tapia del seminario viejo de Vitoria el 25 de Julio por un pelotón fascista. El sacerdote Moreno, que conoció en Oña, dejó testimonio de los últimos momentos del poeta: “Esteban Urquiaga, sereno y cristianísimo, sumergido en la apacible dulzura de nuestra Santa Fe a través del Nuevo Testamento, diariamente rumiaba en la lentitud de las horas de cárcel, horas grises, sin objeto, eternas… ¡Jesús vida. Jesús, el único!”.

El colectivo Ahaztuak estima que 196 personas, entre nacionalistas, comunistas, anarquistas y representantes elegidos en las urnas, fueron ejecutadas entre los años 1936 y 1977 por los franquistas en la parte trasera del camposanto de Santa Isabel de Vitoria. A todos ellos el Ayuntamiento gasteiztarra les rindió un sentido reconocimiento, una ofrenda floral frente al busto de Lauaxeta, ya que en el convento de las Carmelitas permaneció encarcelado este prolífico impulsor de publicaciones, poesía y teatro, en euskera.


Documentación: Hotsak, Gobierno vasco. Noticias de Álava (Carlos GonzálezJosé Agurtzane Salazar y Ramón Gómez). Pérgola, Bilbao (Esteban Antxustegi Igartua). Aunamendi


Viva La República. FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ

Anuncios