CARMEN LUNA ALCÁZAR, REPUBLICANA, activista de la CNT, defensora de los derechos de los trabajadores, ASESINADA por los franquistas en UTRERA EN 1936

Carmen Luna Alcázar word pressCarmen tuvo 9 hijos, Alfonso, Rafael y Dalia, apellidados Romero Luna, de su primer matrimonio. Azuzena, Camelia, Violeta, Germinal, Progreso, y Libertad del segundo matrimonio con el jornalero Francisco Peña. Vivían pobremente en una humilde choza en el campo, cerca del Cortijo de Ulloa, aunque nunca faltaba para comer porque Carmen trabajaba duramente para sacar adelante a sus familia, revolvía cielo y tierra para traer algo a casa. Iba 3 veces por semana a la plaza de la Encarnación de Sevilla, para comprar alimentos que revendía en la desaparecida Plaza de Abastos de Utrera y así sacar unas perras. Era muy conocida entre los utreranos de su época además por sus inquietudes políticas.

Carmen vibró de emoción al proclamarse la 2ª República, en abril de 1931. Se unió a las manifestaciones junto a otros utreranos para celebrar con júbilo la victoria electoral enarbolando la enseña tricolor. Los valores republicanos de la nueva España traían a las clases menos favorecidas, en especial a las mujeres, las ansiadas esperanzas de la libertad y la democracia.

En su casa se celebraban de vez en cuando reuniones de miembros del anarcosindicalismo cenetista para conversar sobre sus ideales políticos y sus actividades sindicales. Hablaban de la lucha contra el analfabetismo, para que el pueblo pudiera defenderse. Cuenta su hija Dalia que “..nunca se habló de matar a nadie, ni a contrarios ni a patrones. Mi madre, mis hermanos y yo sólo escuchábamos..”. En la choza se celebraron 2 “casamientos libres” de camaradas anarquistas: Cristóbal Torres Gil del comité local de la CNT con su pareja sentimental; y Manuel Martínez Cordones con su pareja Concepción Soria Martínez. Estos últimos fueron asesinados en agosto de 1936 por las milicias franquistas que dirigía Antonio Rodríguez “El Volante”.

El golpe de estado el 18 de julio precipitó los acontecimientos en Utrera. La guardia civil dió muerte esa noche a un obrero. Carmen, temiendo por sus hijos, decidió volver junto a ellos al campo. Su hija Dalia permaneció en el pueblo como enfermera voluntaria en la Casa de Socorro y su hijo Rafael se incorporó como miliciano en la defensa de la República. El 26 de julio, la ciudad fue tomada por las tropas de Queipo de Llano.

Dalia volvió junto a su madre y Rafael pudo huir. La familia se refugió en una hacienda cuyo capataz era amigo, pero les comunicó que era peligroso quedarse porque los golpistas buscaban especialmente a “La Luna”. Carmen dejó a sus hijos a buen recaudo con familiares, y escapó con su esposo Francisco y su hija Dalia, también reclamada por los fascistas, hacia el Palmar de Troya, pero encontraron que todas las chozas habían sido quemadas por los golpistas. Se le unieron 2 hermanos jóvenes de la familia Espinosa y “El Menudo”, un hombre mayor. Huyeron durante días de las batidas fascistas de las fuerzas montadas del “Volante”.

Como la situación empeoraba trataron de marcharse hacia Málaga, aún bajo control Republicano, por la sierra gaditana, pero su marido enfermo era incapaz de proseguir, y Carmen decidió no abandonarlo y volver con él a Utrera, dejando a Dalia al cuidado del “Menudo” para que prosiguieran el viaje y salvarse de las represalias golpistas. Al llegar al pueblo Carmen fue detenida, encarcelada, humillada y vejada por los falangistas, que la pasearon por el pueblo atada a la cola de un caballo, colgado un letrero que decía «La Luna», rapada la mitad de su cuero cabelludo, la otra mitad con trenzas tricolores republicanas.

El 18 de septiembre fue asesinada en las tapias del Cementerio. Su marido Francisco, también encarcelado recibió enormes palizas, tras cada flagelación una de sus hijas le extraía con pinzas tiras de tela de la camisa introducidas en las heridas de los latigazos. Francisco perdió víctima de la represión a su hermano Joaquín, líder destacado del sindicato obrero Luz y Armonía de la CNT.


Documentación original: WikandaÚltima dosis. Todos los nombres. Eldiario.es (Juan Miguel Baquero). Datos extraídos del libro Utrera 36. Ocupacion militar y represión. de José Arriaza y Javier Castejón. Editado por MUÑOZ MOYA


Viva La República. FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ

Anuncios