ÁNGEL BARRADO TEJEDA, maestro FUSILADO en Cáceres por franquistas el día de Navidad de 1937

Ángel Barrado Tejeda word pressÁngel Barrado Tejeda nació en Malpartida de Plasencia. Estudió magisterio en Cáceres, poco antes de la proclamación de la 2ª República. Al terminar la carrera destinaron a Ángel Barrado al Condado de Treviño, donde participó muy activamente en las Misiones Pedagógicas patrocinadas por la 2ª República, un proyecto inspirado en la filosofía de la Institución Libre de Enseñanza para paliar la alta tasa de analfabetismo, 44%, principalmente en el ámbito rural. Con las misiones Ángel viajó por muchos lugares de España, difundiendo cultura general, educación ciudadana en aldeas, villas y lugares. Conoció a Federico García Lorca entre otros grandes autores; en el corazón de aquel joven maestro afloró un sentimiento de respeto y amor a la cultura que transmitió con esmero a sus alumnos.

Cuando consiguió plaza de maestro en Navas del Madroño, volvió a su tierra y contrajo matrimonio con Sabina López López con quien tuvo 3 hijos: Alberto, Lorenzo y Juani. Cada tarde Ángel acudía a la Casa del Pueblo, en la que desarrolló una gran actividad, llegó a ser su director y se convirtió en teniente de alcalde y miembro destacado del Partido Socialista.

El 22 de julio de 1936, Ángel fue detenido y encarcelado en Cáceres, desde donde escribió a su mujer en los últimos días de su vida: “El juez me ha hecho una acusación muy fuerte: coger documentación de la Casa del Pueblo, y rebeldía militar”. La inspección educativa franquista redactó que “..maestro de ideas extremistas, absoluta irreligiosidad, en la rebelión de Octubre actuó como agitador y dirigente, perteneciente al Socorro Rojo Internacional, inducía a los niños ideas extremistas..era menos evidente que hubiera actuado en contra del glorioso Movimiento Nazional… ”

La tarde del el Día de Navidad de 1937, en el patio del cuartel del Regimiento de Infantería Argel aguardaban 34 cacereños para ser fusilados. Un cura preguntó a Barrado: “¿Quieres arrepentirte de tus pecados, confesarte?”. Barrado le respondió con asombro: “¿Qué dice usted? yo soy la víctima, confiese usted a los que hoy me van a matar”. También mataron al alcalde Antonio Canales, al alcalde de Cadalso, Máximo Calvo Cano, al presidente de la Diputación de Cáceres, Ramón González Cid. Sonaron los disparos. Tras ellos, el silencio.

Ángel tenía 33 años, dejaba mujer y 3 hijos pequeños. Había sido buen padre, buen maestro, pero de nada servía todo aquello. Todas sus propiedades fueron confiscadas y sacadas a pública subasta, algún cercado, huertos, viñas.. Su hijo Alberto lloraba a escondidas cuando veía que todos los niños del barrio tenían un padre, menos él. El régimen negó a Sabina pensión de viudedad. Ella jamás se olvidó de Ángel. Falleció en Huelva con 88 años marcada por la pena y la ausencia de su marido. El gobierno de la ciudad de Cáceres ha colocado una placa recordando los nombres de los fusilados, muchos de ellos aún aguardan en una fosa común en el cementerio de Cáceres.


Documentos originales: Recuérdalo tú y recuérdalo a otros. El periódico de Extremadura (Miguel Ángel Muñoz). Informe de la Comisión Depuradora (Juan Carlos Doncel)


Viva La República. FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ

Anuncios