ANUNCIACIÓN CASADO ATANES, sindicalista despiadadamente ASESINADA por elementos franquistas en 1936 en Reverdeitas, Orense

Anunciación Casado Atanes word pressAnunciación Casado Atanes, «la Pasionaria Gallega», era una campesina nacida en 1887 en Viana do Bolo según unas referencias, o en Cualedro según otras, ambas poblaciones de Orense. Destacó notablemente como oradora y organizadora sindical. Fue responsable del Partido Comunista en España en la región de Bolo. En 1932 se dedicó a actividades de propaganda entre los trabajadores ferroviarios de la línea A Gudiña y Vilar de Barrio. Anunciación fue una de las mujeres con una participación política y sindical más prominente durante la 2ª República.

En este grupo también hay que destacar a Mercedes del Campo, que participó en las III y IV Asamblea del PG en 1934 y 1935 como representante del Grupo Femenino de Orense; a Concepción Alfaya López y Amanda Rodríguez Guerra, candidatas a las elecciones de 1931; a Amparo López Jean, secretaria y presidente de la Agrupación Republicana Femenina de La Coruña, y miembro del Ejecutivo de la PG; a Elvira Bao Maceiras, también presidenta del Grupo Republicano Femenino de La Coruña; a Trinidad Villalón, miembro del Comité Local del Partido Socialista Radical en La Coruña; o a las sindicalistas Olivia Calvar Lemos y Dolores Blanco Montes (anarquistas), Consuelo Rabuñal Suárez (UGT) o Florencia Marzoa.

Después de varios días de persecución, el 21 de Agosto 1936 Anunciación fue detenida por falangistas en Verin. La “pasionaria” fue duramente vilipendiada, torturada y asesinada en Reverdeitas, un lugar localizado en el camino entre A Gudiña y Viana do Bolo, y sus bienes incautados. En el registro se puede leer que la causa de su muerte se debió a «fractura y destrucción masiva de la masa cerebral». Sin embargo, antes de ser ejecutada fue rapada y exhibida en un carruaje de bueyes alrededor de la Gudiña. Su ejecución se enmarca dentro de la fuerte represión ejercida precisamente contra los obreros del ferrocarril de la provincia de Orense. Y es también una demostración de la ferocidad que golpeó la violencia contra las mujeres durante el golpe de Estado de 1936

Los franquistas se especializaron en la puesta en escena de las víctimas antes de matarlas, y la posterior exposición de los cuerpos sin vida a la vista del público en senderos, carreteras y cruces de caminos, demostrando que había un interés por parte de los asesinos en aterrorizar a la población, que de repente se encontraba con tales macabros espectáculos, obligando a los vecinos a menudo a transportar y enterrar los cadáveres. Las mujeres comprometidas no eran una excepción a estas prácticas, destacó el uso frecuente de rapas contra mujeres detenidas, violaciones y otras humillaciones. Muchas mujeres fueron sometidas a agresiones sexistas con el fin de castigar a ellas y a sus familias, aplicando los prejuicios patriarcales de la deshonra sexual. El objetivo era acallar y exterminar a las mujeres de ideología contestataria, la humillación sexual servía para aniquilar toda resistencia.


Documentos originales en: Praza pública, Nomes e voces (1 y 2)


En MEMORIA de las mujeres y hombres del Ejército de la REPÚBLICA Española