EL HORROR Y EL ESPANTO FRANQUISTA ASOLARON LAS CINCO VILLAS

cinco villas word pressLas Cinco Villas de Zaragoza emprendieron su camino republicano mediante una ley de reforma agraria y liberación de los montes comunales, “Declaración de los alcaldes socialistas de las Cinco Villas exigiendo el rescate de los bienes comunales usurpados, dirigida al Ministro de Agricultura, Marzo de 1933”, promovida por Antonio Plano Aznárez (Alcalde de Uncastillo y Vicepresidente de la Diputación Provincial de Zaragoza), y amparada por los alcaldes de otros 24 pueblos como: Ejea de los Caballeros, Sos del Rey Católico, Sádaba, Farasdués o Remolinos. Fueron fusilados prácticamente todos durante la guerra civil.

La ley del deslinde comunal que arrebató a los terratenientes las tierras que ellos anteriormente habían usurpado provocó una represión atroz, innombrable, en las Cinco Villas. Los franquistas sacaban a la gente de su casa para matarlos. En Ejea los falangistas entraron atropellando y fusilando, daban brutales palizas a presos colgados de los pies. Los ediles pagaron con su muerte la osadía de haber ganado unas elecciones. En Sádaba se asesinó a la totalidad de la corporación municipal republicana. Un teniente fascista se encaprichó de una niña de Uncastillo, muerto el padre en el frente republicano, fusilaron a la madre por “roja”, y la niña fue adoptada como huérfana. En Uncastillo fueron asesinados 44 vecinos durante el verano de 1936 y los meses siguientes. Un camión se llevó a mujeres del pueblo y otras localidades, para matarlas en Farasdués. Más adelante otras 17 mujeres fueron fusiladas en Uncastillo.

La familia Pueyo fue masacrada. La abuela Magdalena Prat Pueyo se mantuvo siempre firme. Fusilaron a sus 3 hijos, Francisca, Jesús y Pío, y sus 2 nietas Rosario y Lourdes fueron violadas, asesinadas y quemadas, cuentan que el cuerpo de la pequeña, Lourdes no ardía. Eran costureras, de las Juventudes Socialistas, habían bordado orgullosas la bandera Republicana. El padre de las chicas, Francisco Malón, asesinadas su mujer e hijas, murió agotado de dolor. Nunca tuvieron sepultura digna, los cuerpos fueron a parar a fosas desconocidas. A Pío, concejal socialista, se lo llevaron a fusilar con su tío Ignacio Maisterra. A Jesús, 4 falangistas se lo llevaron al cuartel con otros detenidos. Cuando los sacaron de los calabozos, los subieron en un camión como animales, todos estaban ensangrentados, habían sido golpeados con saña, el carpintero Maza, tenía un ojo salido. El camión salió hacia Luesia, fueron fusilados a las puertas del cementerio de aquel pueblo.

Las ejecuciones eran públicas y de obligada asistencia. Después había que terminar la obra, quitar las ideas socialistas de hijos y familiares a través de la iglesia, obligados a confesar, imponiendo la religión a la fuerza. En la memoria permanece imborrable la imagen de curas con pistola al cinto saliendo en camiones al monte a «cazar» a los huidos. Como la familia Pueyo, muchas otras fueron castigadas, sin poder manifestar dolor ni rabia, y debiendo obligadamente pensar únicamente en sobrevivir.


Documentos: Dispuestos a intervenir en política (Víctor Lucea),  Tercera información (Natalia Salvo)


Viva La República. FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ

Anuncios