LA TRISTE SUERTE DE LAS CIGARRERAS DE CÁDIZ, REPUBLICANAS, dignas y valientes, asesinadas por criminales franquistas en 1936

Las cigarreras de Cádiz word pressEl golpe de estado del 18 de julio de 1936 triunfó en Cádiz capital prácticamente sin Guerra Civil. En plaza de Toros, Puertas de Tierra, playas de la Caleta, Victoria y Puntales se asesinaron mediante bandos de guerra a un millar de Republicanos. Esta espiral criminal alcanzó a muchas mujeres trabajadoras que fueron violadas, humilladas, reprimidas, asesinadas por sus ideas, por ser hermanas, madres o compañeras de republicanos. En Cádiz los gremios de cigarreras y sirvientas eran los sectores más numerosos de empleo femenino.

Micaela de Castro Bedoya tenía 62 años era viuda, obrera, tabaquera, vivía con sus 2 hijas, un nieto y un yerno. Destacada y veterana militante de la Federación Tabaquera Española, muy cercana al PCE, participaba activamente en luchas sindicales. En 1918 viajó a Madrid a defender frente a organismos del gobierno y la administración, los derechos laborales de sus compañeras cigarreras. Para los fascistas no había duda, y ferozmente se cebaron con ella. Fue encarcelada en la prisión de Cádiz el 4 de septiembre de 1936, y el día 6 fue sacada para ser conducida a la prisión de El Puerto de Santa María. Pero nunca llegó, fue asesinada en el trayecto y arrojado su cadáver en lugar desconocido.

Amparo García Cano (24 años), Antonia Cabañas Casanas (32 años y 3 hijos) y Francisca Torres Fernández (20 años), eran cigarreras y sindicalistas de la CNT, las 3 rosas de Tabacalera cortadas de raíz en un aciago episodio. Fieles a la República, autodidactas, feministas, Amparo se había destacado en diversas ocasiones interviniendo en mítines y llevando una bandera republicana en una manifestación de cigarreras que cruzó la ciudad hasta la plaza de San Antonio. Un compromiso social que les llevó a la muerte. Amparo fue detenida por orden del nuevo alcalde fascista Eduardo Aranda, e interrogada por el instructor golpista Tomás Sevillano. Negó las acusaciones de agitadora, lo que corroboraron varios testigos, pero Vicente González, primer jefe de la Guardia Civil, la acusó de destacar por sus ideas avanzadas, y perturbadora del orden.

El 20 de octubre de 1936, Amparo, Antonia y Francisca fueron violentamente sacadas de sus casas, pasaron por Comisaría y prisión, y ese mismo día, fueron llevadas en camiones al paredón de la plaza de toros y fusiladas. Sus cadáveres, encontrados en los alrededores de la plaza, fueron enterradas al día siguiente en el cementerio de San José. Pero los familiares de Francisca Torres no fueron avisados, y tuvo la mayor desgracia de quedar sepultada en una desconocida fosa común. Sus restos siguen desaparecidos.


Documentación: Cádiz Directo (1 y 2. José Luis Porquicho y Vanessa Perondi), el costurero de ideas, mas tipico no lo hay (Santiago Moreno), Todos los nombres. Y en el libro de Alicia Domínguez Pérez (2004), El verano que trajo un largo invierno. La represión político-social durante el primer franquismo en Cádiz (1936-1945)


FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ

Anuncios