EL EXTERMINIO DE LA FAMILIA RENDÓN. Acusados de defender el Orden Constitucional Republicano fueron asesinados por elementos franquistas

familia Rendón word pressLos fascistas asesinaron en la provincia de Cádiz a mas de 3000 personas. La débil resistencia republicana de la capital fue rápidamente abatida, y una terrorífica represión paralizó a la población. Mediante bandos de guerra o trámites judiciales “invertidos”, acusando de rebelión a los defensores de la legalidad vigente, los golpistas fusilaron a un millar de republicanos en Plaza de Toros, Puertas de Tierra, Puerta de la Caleta, playas de la Victoria y Puntales.

Francisco Rendón “el relojero”, gaditano, era comerciante de alhajas, bisutería y relojes. En Cuba se casó con Julieta Martel, naciendo en 1907 Milagros y 2 años después María Luisa. Fallecida Julieta de pulmonía Francisco volvió a Cádiz, fundó la platería y relojería “La Central”, y envió a sus hijas al colegio y a la Escuela Industrial de Artes y Oficios. El 19 de julio los rebeldes arrasaron la ciudad de Cádiz, y saquearon 2 veces el negocio y la casa de Francisco Rendón, primero los moros, después los falangistas. Mientras robaban el esfuerzo de una vida, Francisco Rendón defendía al gobierno legítimo en el Ayuntamiento. Apresado Rendón, un Consejo de Guerra le sentenció a muerte acusado de “auxilio a la rebelión”, que Rendón se negó a firmar: “No he sido ladrón, ni he incendiado iglesias, ni he saqueado templo religioso alguno”. Fue fusilado a sangre y fuego en el foso de las Puertas de Tierra. Tras los disparos el reloj del Relojero se detuvo para siempre a las 4 de la tarde del 9 de agosto de 1936. El exterminio de su familia estaba trazado.

A su hija Milagros Rendón la detuvieron el mismo 19 durante la defensa del Gobierno Civil. Sobre ella se buscaba hacer un castigo ejemplar. La acusaron de tirar contra las fuerzas golpistas lo que ella negó. Unos guardias declararon que «a la hija del comunista Rendón, delgada, fea y con gafas» la habían visto armada trasladando municiones, pero nunca pudieron demostrarlo. Fue fusilada en la Puerta de Tierra, junto a Manuel Morales Domínguez, comandante retirado de Infantería, José de Barrasa Muñoz de Bustillo, capitán de complemento del Cuerpo Jurídico Militar, y Manuel Cotorruelo Delgado, oficial de Telégrafos, los tres destacados políticos locales que confesaron y comulgaron. Milagros se negó. Murieron cogidos de la mano. En el momento de la ejecución, la valiente Milagros se quitó la venda atada a los ojos para mirar fijamente el rostro del verdugo. Dejaba en el mundo a la pequeña Nati, con meses de vida, que falleció una década después. También la criatura que llevaba en el vientre, estaba embarazada de 3 o 4 meses. Los asesinatos fueron ejemplares y públicos, instrumento de los golpistas para infundir el terror.

El joven Daniel Ortega Martínez llegó a Cádiz desde Fuentecen (Burgos) en los años 20. Estudió Medicina costeándose la carrera trabajando como mecánico y se casó con María Luisa, la hija menor del “relojero”. Se instalaron en El Puerto de Santa María, donde Ortega abrió su propia consulta en la calle Santa Lucía. Tuvieron dos hijos, Daniel y Juan. Obtuvo acta de diputado por el PCE en Febrero de 1936, por lo que aquella tarde de julio, Daniel Ortega estaba en Madrid donde se enteró de la detención de María Luisa. Luchó en el bando republicano hasta alcanzar el rango de coronel, detenido en 1939 pasó por las cárceles de Madrid y Valencia, pero reclamado en Cádiz por haber impulsado el Socorro Rojo Internacional en la provincia, fue fusilado en 1941 en el Castillo de San Sebastián.

María Luisa Rendón fue arrestada en julio de 1936 y trasladada a la cárcel municipal de El Puerto. Era hija, hermana y pareja de militantes comunistas, proselitista y organizadora de las mujeres portuenses. “No vas a ser liberada nunca, confórmate con que no te maten”, le dijo un falangista local. Juzgada y acusada de pertenecer a la UGT y al PCE, se libraría del fusilamiento pero pasó 7 años por varias prisiones de la España franquista en las que conoció el hedor, la humedad y el frío. Sus 2 hijos varones le fueron arrebatados de sus brazos como sus años de juventud. Pero sobrevivió tras tribulaciones, capítulos oscuros, intentos de abuso. Tras salir de la cárcel pudo rehacer su vida, tuvo 2 hijas con el republicano Sebastián Romero, recuperando la historia de un apellido que quisieron exterminar y quedará grabado hasta el fin de los días, sujeto a la inmortalidad de la tinta y el papel.


Originales: Cádiz Directo (1 y 2 y 3 ), Todos los nombres (1 y 2), Más típico no lo hay, Gente del Puerto


FIRMA aquí por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ

 

Anuncios