HILDA FARFANTE, HIJA DE MAESTROS REPUBLICANOS. Septiembre de 1936, mercenarios falangistas asesinaron a su madre Balbina Gayo Gutiérrez, desaparecida en una cuneta, y a su padre Ceferino Farfante Rodríguez, perdido en un barranco

Hilda Farfante word pressHilda Farfante, (Cangas del Narcea, 1931), dedica su vida a la Memoria Histórica (premio “Trece Rosas”), pide justicia para las víctimas del franquismo en la Guerra Civil y la dictadura, protagonista del documental ‘Las maestras de la República’ ganador de un Goya 2014: “La Transición nos traicionó, hizo una canallada con nuestros muertos”. “Dice Saramago que somos la memoria que tenemos y la responsabilidad que asumimos. Sin memoria no existimos, no somos; sin asumir responsabilidades, tal vez no merezcamos existir”. “Me siento culpable de lo que le pasa a Garzón, veía que iba a por Pinochet, luego a por los argentinos y me decía: ¿Y mis padres, la represión franquista? Cuando dijo que se iba a ocupar de esto, me llevé la alegría de mi vida. Ahora tengo ganas de pedirle perdón”.

La 2ª República apostó por la educación y por la mujer. Su madre llegó a directora de escuela, algo impensable años atrás. “¡Pienso tanto en ella ahora! A sus 35 años, consiguió mucho en la vida, aunque procedía de una familia humilde. Mi madre consiguió ser independiente, estudiar una carrera, casarse con el hombre al que amaba, trabajar, ser directora de colegio. Era muy difícil en aquella época, ella lo hizo. En la escuela no solo enseñaba a niños y niñas, sino también a hombres y mujeres. En una fotografía de mi madre dando clase a adultas se la ve haciendo punto con mi hermana Berta, y las alumnas mayores también tienen a sus hijos de siete u ocho años al lado. Para que las mujeres fueran a clase, ella les dejaba ir con los hijos. En el reverso de la imagen, se lee una anotación de mi madre, para que fueran a aprender a leer y a escribir, había que enseñarles a hacer patucos. Mi madre quiso compartir la casa, la familia, con su trabajo. Ya ves, la mataron porque fue ella a abrir la escuela. Mis padres protagonizaron un verdadero cambio en el sistema educativo, no pertenecían a ningún partido político, pero dieron un salto tan grande, modernizaron la educación con tantos proyectos… ¡Qué poco les duró y qué caro lo pagaron! Siendo mi madre directora, crearon un Centro de Colaboración Pedagógica que, como el Concejo de Cangas del Narcea era muy grande, juntaba a más de cien profesores de aldeas chiquititas. Se reunían una vez al mes y, en julio de 1935, organizaron una Semana Pedagógica”.

Hilda tenía cinco años cuando perdió a sus padres: “Se conocían desde pequeños, iban siempre juntos, nunca se habían separado. A mi madre fueron a buscarla cuando iba a abrir el colegio del pueblo, un hecho de guerra. Mi padre fue a buscarla al día siguiente y lo mataron también. A las tres hermanas nos separaron, cada una con un familiar. Ya nunca volvimos a estar juntos. El espanto. Yo siempre lo llamo así. Días terribles. Perdí a mis padres en dos días; me llevaron a los montes para ocultarme, me separaron de mis hermanas, eso es el espanto”. Desde entonces, Hilda quedó a cargo de su tía Guillermina, “Teníamos un miedo a hablar que te comía las entrañas, un miedo a que pasara algo grave, a que podía morir alguien”. “Queda mucho que decir y que gritar, un grito que ya va siendo hora de que se sepa y ahora se va a oír en muchos sitios y por mucho tiempo”. Ochenta años después del asesinato de sus padres no ha conseguido recuperar sus cuerpos, ni sabe con seguridad en que cuneta los enterraron. “Ochenta años y no hemos conseguido nada. Eso me desgarra las entrañas”


Documentos originales en: Universitat de Barcelona, La Sexta (Gonzo), Exhumacion Valdenoceda, La Nueva España (Elena Fernández-Pello), El Pais (Natalia Junquera), el Correo de Andalucia (Gabriel Ramírez), ileón


FIRMA aquí por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ

Anuncios