MARÍA MARQUÉS FOMBELLIDA, madre de 5 hijos, socialista, tiroteada a muerte por criminales franquistas. Orosia Castán

María Marqués FombellidaEn 1936 María tenía 45 años.  Su familia era socialista. Su marido, Ángel Quintanilla y ella eran hortelanos, tenían 5 hijos: Nemesia de 22 años, Prudencio de 19, Mariano de 17, Pilar de 8, y una niña de un año que estaba muy enferma y falleció en los primeros días de agosto. El 19 de julio, los sublevados fueron a por la familia: Detuvieron a Nemesia y a Prudencio e intentaron detener a María por lo menos 2 veces. María fue requerida en el ayuntamiento el 4 de septiembre donde fue detenida y encarcelada en los calabozos de Laguna de Duero junto a Cándida de Castro, Segunda de Blas y Gaspara Trigueros Ayllón, que tenía con ella a su hija, a la que estaba criando cuando fue detenida. Allí fueron vejadas y atropelladas por un grupo de falangistas de la localidad a conocidos desde que eran niños.

Tras una noche terrible, durante la que fueron maltratadas, las cuatro mujeres y un hombre, también detenido, fueron obligadas a subir a un camión donde las trataran con brutalidad y crueldad increíble. El camión llegó hasta el puente de Boecillo, donde el río Duero divide los términos municipales de Boecillo y Laguna de Duero. Allí las mujeres fueron apeadas y sufrieron todo tipo de abusos, tras lo cual las arrojaron al río. Gaspara, la más joven, fue perdonada porque llevaba al bebé en brazos, lo que no impidió que sufriera todo tipo de atrocidades a manos de los asesinos. El agua se llevó a todos, excepto a María Marqués, que consiguió sujetarse a unas ramas, pero los asesinos tirotearon a la mujer hasta matarla. Los familiares intentaron localizar los cuerpos de las asesinadas, el padre de María pudo haber localizado los cadáveres en Puente Duero, donde los habrían enterrado en una zona bajo el puente.

La familia quedó destrozada. La hija mayor, Nemesia, fue rapada, vejada, humillada y perseguida. Prudencio, encarcelado, estuvo en diversas prisiones hasta el año 1943 y no logró rehacer su vida. El padre de María quedó ciego por el trauma y su marido enfermó y falleció en 1940. Los asesinos les robaron sus bienes, la vida y la esperanza. Los crímenes cometidos contra esta familia, como los cometidos contra otras personas de Laguna de Duero, jamás han sido reconocidos, y mucho menos reparados. Es hora ya de que el estado y sus instituciones pongan manos a la obra. Lo necesitamos todos y lo necesita nuestro país para poder alcanzar la dignidad que otorga la Justicia.


Documento original en: Represion franquista en Valladolid, ÚltimoCero


 FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ

Anuncios