JULIÁN ZUGAZAGOITIA, MINISTRO DE LA REPÚBLICA, entregado por la Gestapo a los franquistas, fue fusilado en las tapias del cementerio del Este de Madrid en 1940

Julián Zugazagoitia word press.pngJulián Zugazagoitia Mendieta, bilbaíno, de familia obrera y socialista, ingresó en las Juventudes Socialistas de Bilbao en 1914. Padeció represalias varias veces por sus artículos políticos y su implicación en los movimientos obreros, escritor pionero en la novela social y la literatura obrerista y popular, buen especialista literario. Concejal de Bilbao en 1931 y diputado en 1931 y 1936, Director de “El Socialista” desde 1932.

Criticó con dureza el asalto de la Cárcel Modelo: “… nos declaramos enemigos de toda acción violenta, en las personas y en las cosas, cualquiera que sea el designio con que se cometa. Para juzgar a cuantos hayan delinquido, disponemos de la ley, necesitarnos acatarla. Con ella, todo es lícito; sin ella, nada… La conducta de los rebeldes, cualquiera que sea la sevicia en que la inspiren, no puede servirnos de ejemplo ni disculpa. ¿Acaso no estamos en el deber de probar que somos distintos? ….”. Intentó infructuosamente salvar la vida de Andrés Nin, pero pudo evitar que fusilaran a varios elementos derechistas. Realizó centenares de intercambios de presos políticos, “antes de que ambos bandos maten a cientos de encarcelados en una espiral de sangre y venganza, lo mejor es el cambio para evitar en la medida de lo posible el sufrimiento”. Fue nombrado por Negrín ministro de Gobernación en mayo de 1937, y en abril de 1938 se ocupó de la Secretaría general del Ministerio de Defensa. Tras la guerra se exilió en París publicando sus testimonios sobre la guerra civil en un libro fundamental “Guerra y vicisitudes de los españoles” editado recientemente por Santos Juliá y José María Villarías Zugazagoitia.

Ramón Serrano Suñer, ministro de Asuntos Exteriores de Franco había sellado la colaboración entre la Gestapo y las fuerzas de la policía franquista. Suñer pidió insistentemente a Petain, jefe del Estado francés, que España esperaba que los franceses impidieran la salida de Francia a los jefes republicanos, para que fueran entregados como había ocurrido en la zona ocupada por los alemanes, donde los nazis se entendieron admirablemente con la policía española y la Falange. La invasión de Francia por Alemania había permitido la captura de miles de republicanos españoles refugiados desde el final de la guerra civil. Muchos acabaron exterminados en campos de concentración nazis. Otros fueron entregados a los franquistas por la Gestapo y el régimen de Vichy, entre ellos Julián Zugazagoitia a quien los franquistas fusilaron el 9 de noviembre, el presidente de la Generalitat de Cataluña, Lluis Companys, fusilado el 15 de octubre, y Joan Peiró, ministro en el Gobierno de Largo Caballero, fusilado en julio de 1942. Los tres habían denunciado sistemáticamente la brutal violencia del verano de 1936 en la zona republicana y habían contribuido a salvar la vida de numerosos políticos de la derecha y miembros del clero.


Originales: Eco Republicano (Eduardo Montagut), Euskomedia (Idoia Estornés), Guerra civil dia a dia, Fundación Pablo Iglesias, Búscame en el ciclo de la vida, El Pais (Julian Casanova), Santos Juliá


Viva La República. FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ

Anuncios