LA REPRESIÓN FRANQUISTA EN ANDALUCÍA, un baño de dolor y sangre

La represión franquista en Andalucía word pressLa miseria moral y económica, el hambre, el terror ante la feroz represión fascista a que fuimos sometidos por el nacional catolicismo responsable del golpe militar en julio de 1936 contra la legalidad republicana, convirtió todos los rincones de los pueblos andaluces en un baño de dolor y sangre imposible de olvidar.

En Andalucía no hubo una guerra, no había un frente definido, sino un genocidio con todas las de la ley conforme las tropas franquistas iban ocupando los pueblos. No hay familia que no tenga a una víctima de Franco; unos en fosas comunes, otros en las tapias de los cementerios, otros en caminos, veredas, cárceles y donde fuese. Andalucía, quedó sumida en la desesperación de la barbarie, toda ella, y especialmente los pueblos.

Los políticos que pactaron la transición de la dictadura a la democracia parlamentaria y monárquica olvidaron a los que dieron su vida por defender la legalidad de la II República, a todos los que padecieron la represión franquista, a los hombres y mujeres que lucharon en condiciones muy adversas por derribar al dictador, a las decenas de miles de desaparecidos enterrados en fosas comunes, a las mujeres vejadas y humilladas cuando no violadas, a todos los exiliados y a todos los que fueron asesinados en los campos de concentración franceses y alemanes, porque el hambre y la enfermedad consentida también es asesinato.

La Ley de Amnistía de 1977 representó que los vencedores de la guerra civil, es decir, los que se sublevaron con las armas contra la legalidad existente, perdonaban a los perdedores y sus descendientes garantizando con ello la impunidad de todos los criminales del bando fascista. Es lo que algunos historiadores denominan la justicia al revés. Yo lo denomino ignominia. Fueron demasiados los muertos para pasar página con una Ley de punto final, después de que Franco vistiera de luto a media España. Además para pasar página primero hay que leerlas.

Andalucía cuenta con un mapa oficial de fosas comunes. Al entrar en la web donde está colgado se lee “en actualización”. Hay que ponerlo al día. En base a estudios históricos, se partió de 614 enterramientos, con una estimación de 50.000 víctimas, si bien en absoluto se puede establecer que todas ellas estén en estas fosas, ni mucho menos que puedan llegar a encontrarse. “Los trabajos que vamos haciendo se van correspondiendo, en términos generales, con el mapa de fosas. Pero lo estamos actualizando, con más herramientas técnicas, y aún debemos profundizar. Creemos que hay unas 660 o 670 fosas, aunque no todas se pueden exhumar” por razones técnicas, afirma Javier Giráldez, director general de Memoria Democrática.

“El pasado nunca es un refugio confortable al cual sea posible regresar. Pero también es cierto que nadie se adentra en el futuro olvidándose de dónde viene. Es necesario rescatar la memoria histórica de las múltiples mentiras con que han querido enterrarla” (Miguel Núñez, La revolución y el deseo).


Artículo original en: Andalucía, un baño de dolor y sangre (Francisco Ruiz Acevedo), memoriarepressiofranquista (Ángel Munárriz)


Viva La República. FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ

Anuncios