MARAVILLAS LAMBERTO, tenía 14 años cuando fue violada y asesinada por agentes franquistas en 1936

Maravillas Lamberto word press

Su historia fue una de las más espeluznantes de la masacre de 1936, en el acto de Sartaguda. Lo hicieron a través de la emotiva balada compuesta por Fermín Balentzia, el popular cantautor navarro: «La noche los vio entrar, eran hombres sin luz, venían a todo gritar, eran la muerte azul, la escalera crujió, cuando salías tú, con tu padre a dejar, tu niña juventud, Maravillas, Maravillas, florecica de Larraga, amapola del camino, te seguiré donde vayas, A Monreal, a Otsoportillo, a Sartaguda, a Santacara, para sembrar las cunetas, de flores republicanas».

Fue el 15 de agosto de 1936, «el día de los auroros y con las iglesias llenas», según ha escrito una de las personas que acudieron a Sartaguda y que descubrieron ese sábado la historia de Maravillas y de su padre, Vicente Lamberto, militante socialista de Larraga, del que la niña decidió no separarse aunque le costara la vida. Tenía sólo 14 años, pero sabía bien adónde se lo llevaban los falangistas, por lo que insistió en acompañarles. Los fascistas metieron al padre en la cárcel y a la niña la subieron a la parte superior. Allí, la violaron en repetidas ocasiones, sin escuchar los lloros de la niña y sin sentir ni compasión por ella ni el más mínimo remordimiento por lo que estaban haciendo.

Maravillas LambertoSobre las cinco de la mañana, y ante la atenta mirada de un grupo de vecinos que no hizo nada por impedir la muerte del padre y de la niña, los violadores metieron a Vicente y a Maravillas en un coche. Maravillas, destrozada, no dejaba de llorar. Los llevaron a un bosque y volvieron a violar a la niña delante del padre. Con lágrimas en los ojos y en el corazón, Vicente Lamberto fue fusilado. Maravillas, rota por dentro y por fuera, trató de escapar, pero los asesinos de su padre la cogieron, asesinándola a unos metros del cuerpo inerte de su progenitor. Vicente Lamberto, como tantos republicanos asesinados en toda España, sigue enterrado en una cuneta después de tantos años de su brutal asesinato. El cuerpo de Maravillas fue encontrado por unos pastores; sus asesinos dejaron su cadáver desnudo sin enterrar para que sirviera de alimento a los perros. Maravillas y Vicente siguen esperando justicia. Decenas de años después seguimos en deuda con todos los españoles asesinados a manos de los fascistas.


Documentos originales en: Eco republicano (Silvia Gambarte), El País y Memoria Pública (Ramón Sola)


Viva La República. FIRMA en goo.gl/20NNrE por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE EN goo.gl/20NNrE

Anuncios