JESUS LARRAÑAGA, Político guipuzcoano, fusilado por mercenarios franquistas el 21 de enero de 1942, Idoia Estornés, Juan Ramón Garai

JESUS LARRAÑAGAEmpezó a trabajar como obrero metalúrgico, siendo un peón cualificado. Perteneció a la Juventud Nacionalista y a Solidaridad de Trabajadores Vascos. Trabajó en la Fábrica de Vagones de Beasain (Gipuzkoa), que por entonces tenía 2000 obreros. Organizó una huelga en la empresa y a consecuencia de ella fue expulsado. Marchó a San Sebastián y por su actitud frente a la dictadura tuvo que emigrar a Francia en el año 1926, residiendo en Le Boucau. En 1927 regresó a Euskadi, ingresó en el Sindicato Metalúrgico de la Federación Local de Sociedades Obreras de la UGT y se dió de alta en el Partido Comunista. Por su capacidad ocupó cargos directivos en el sindicato y fue elegido para el Comité Provincial de Gipuzkoa del PCE. Su trabajo es incansable. Proclamada la República, Larrañaga fue elegido secretario de la Federación Local. Impulsó muchas de las numerosas huelgas que se produjeron en Gipuzkoa. Fundó en 1933 Euskadi Roja. Trabajó en su confección y la vendió por las calles.

Detentó posteriormente cargos de gran responsabilidad en el Ejército republicano. Después de la guerra escapó a América, pero el PCE le pidió regresar a España para efectuar labores en la clandestinidad. En Lisboa fueron detenidos Larrañaga, Isidoro Diéguez, Asarta, Girabay y Gago. En la Dirección de Seguridad de Lisboa los interrogaron los portugueses con la cooperación del policía español conocido por “El Cadáver”. Fueron trasladados a España y entregados a la Policía franquista en Valencia de Alcántara. En el consejo sumarísimo celebrado el 19 de enero de 1941, Larrañaga, junto con sus compañeros Diéguez, Asarta y Girbau, fueron condenados a muerte. Jesús fue fusilado dos días más tarde, a las siete y media de la mañana del día 21 de enero de 1942, en las inmediaciones del cementerio del Este de Madrid, tenía 39 años.

En la carta de despedida que escribió a su esposa se refiere a sus sobrinos, por quienes sentía un gran afecto: “Querida Carmen: Momentos antes de perder mi vida ante el piquete de fusilamiento. No sé cuando podrás regresar a España y leer mis últimas impresiones… El hecho de que mi muerte nos separe no borra para ti, no prescribe el cumplimiento de deberes que nos eran comunes y que, con gran dolor por mi parte, tendrás que cumplir ahora tú sola. Me refiero a nuestros hijos. Quiéreles como madre y atiéndelos solícita y cariñosa, pero háblales de mi vida, de mi lucha, de mis ideales, de mi muerte… Di a Miren que tiene ya 15 años, a Eustaquio que tiene 14 y a Rosita, que pronto cumplirá 8, que les quiero mucho y muero acordándome de ellos…”. A su hermana escribía: “Cuida bien de los chavales. Quiéreles mucho, pero sobre todo edúcales en la misma línea que la de tu hermano. Y tú, que eres inteligente, entusiasta y buena, mejora tu trabajo, estudia y contribuye con tu esfuerzo a la causa que nos es común. Lucha, María Josefa por nuestros ideales, por Euskadi feliz, por una España digna del pueblo español. Fuertes abrazos de tu hermano que te besa.”


Documentos originales en: http://bit.ly/2qfGHnT, http://bit.ly/2pmyv8a, http://bit.ly/2q6HY1h


Viva La República. FIRMA en goo.gl/20NNrE por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE EN goo.gl/20NNrE

Anuncios