TE RECUERDO AMADA..

Amada García word pressPara Amada García no hubo clemencia. Sus 27 años de vida y lucha quedaron diseminados contra la piedra del paredón y la tierra que acogió su cuerpo. No perdonaron a Amada. Decían que era roja y revolucionaria, que había bordado la hoz y el martillo en una bandera que escondía en su casa.

Amada García, vecina de Mugardos, era una de tantas mujeres que florecieron con la República. Comunista, buena oradora, luchadora en favor de los derechos de las mujeres y de la libertad y la justicia. Su activismo político ejercido durante años, su resistencia en los primeros días del golpe de estado, despertó el odio en los sectores más conservadores de la sociedad de Mugardian. Por esto y solo por esto decidieron ejecutarla. Cientos de páginas con falsas acusaciones componían el sumario que la sentenció a muerte. Ninguno de los cargos que pesaron sobre ella en el consejo de guerra sumarísimo celebrado en Ferrol el 1 de diciembre de 1937 por delito de rebelión era cierto.

La víspera de su fusilamiento Amada García explicó en una carta las circunstancias de su desgracia y la identidad de las personas que lo acusaron. Su proceso estaba lleno de irregularidades y la vengativa aversión de ciertas personas es notable. Uno de los acusados ​​visitó a Amada García y quiso retirar sus cargos explicando las circunstancias por las que lo hizo, pero fue amenazado. También protestaron 2 residentes de Mugardos que eran analfabetos, cuando descubrieron que habían firmado una declaración que no incluía lo que habían dicho en el interrogatorio. A pesar de declarar que el contenido de la escritura no era lo que se leía, no se tuvo en cuenta. En 2 días, 45 personas de Ares y Mugardos fueron juzgadas y se dictaron 37 condenas a muerte.

Amada estaba embarazada y sus verdugos decidieron esperar a que naciera el niño para ejecutar la condena, el 27 de enero de 1938. Un pelotón de fusilamiento acabó ese mismo día con la vida de otras 7 personas: Ángel Roldos Gelpi (profesor de la escuela pública Pitieiro), Antonio Eytor Cañizo, José María Montero Martínez, Juan José Teijeiro Leira (de Mugardos), Jaime González Pérez y Ramón Rodríguez López (de Ares), y Germán López García (de Cabanas). Su hijo Gabriel creció lleno de tristeza y atesorando el recuerdo de su madre, hasta el 2 de mayo de 2014 en que murió. Desde ese día está con ella en una fosa del cementerio de Serantes. De nuevo juntos después de 76 años. 


Artículos originales en Búscame en el ciclo de la vida (María Torres). Praza pública (Marcos Pérez Pena). El País (Lorena Bustabad).


Viva La República. FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ

Anuncios