Aguilar de la Frontera, Agosto del 36. Tras ser FUSILADAS Mª ANTONIA, embarazada, y ALFONSA, se arrojan sus cuerpos a la fosa común.

aguilar-de-la-frontera-word-press

Su uniforme lo delata como un sargento de la guardia civil que se ha unido al glorioso movimiento nazional. Al acercarse a la parte posterior del camión grita ¡Arriba España! Del interior, bajan otros tres hombres más, también armados con fusiles. Dos son guardias civiles. El tercero viste con uniforme azul sobre el que destacan ribetes amarillos entre los que se distingue un yugo y unas flechas.

Tras ellos, atropelladamente, brutalmente empujados bajan 10 personas. Hay dos mujeres entre ellos. El vientre abultado de una ellas, denota su avanzado estado de gestación. Atados entre ellos en dos cuerdas de presos. Una de Fernán Núñez, en la que van atados Antonio Pintor Marín, chófer de profesión, de 43 años de edad, que ha sido durante mucho tiempo Presidente de la Agrupación Local del Partido Socialista Obrero Español de Fernán-Núñez. Tras de él camina Fernando Valle Luque, industrial y comerciante, de 42 años de edad, al que le sigue su esposa, embarazada, María Antonia Jiménez Alcaide “La Fina” de 41 años. Teodomiro Villalba Velasco es el último de esa cuerda de presos. Él es también de la misma localidad, es jornalero y tiene 33 años de edad. En la otra cuerda se encuentran atadas personas detenidas en Montemayor. El montillano Rafael Pedraza Bellido es el primero. Rafael tiene 39 años de edad, es electricista y ha sido durante muchos años Presidente de la Agrupación Local del Partido Socialista Obrero Español de Montemayor, localidad donde vive desde que se casó. Tras él camina con mucha dificultad Antonio Jiménez Jiménez “Paquili”, también miembro de la Agrupación local socialista, camarero de profesión, de 40 años de edad. Le sigue Juan María Moreno Díaz “Cachas”, socialista también, carpintero, de 44 años. Rafael Prieto Nadales “Pelengue” se encuentra atado junto a él, jornalero, tiene 37 años recién cumplidos. Camina tras él Alfonsa Galan Luna, 47 años, natural de Fernán Núñez detenida en Montemayor, el pueblo de su esposo Fernando Nadales Carmona “Naón”. Tras el golpe de Estado, la mujer se había refugiado con su familia en el cortijo Duernas, pero al enterarse de que los falangistas estaban rapiñando sus enseres retornó varias veces para acarrear sus pertenencias hasta el cortijo. En una de sus visitas, la apresaron, la pelaron y se la llevaron en un coche. Finalmente José María Arroyo Llamas “ el Titi” es el último, es carpintero,  tiene 29 años de edad.

Todos ellos son llevados a empujones a un descampado cercano a la carretera. Tres ráfagas de disparos de fusil Mauser rompen el silencio a la orden de ¡Fuego¡. Las descargas han sido perfectamente escuchadas por las personas que habitan en las casillas próximas. Diez cuerpos caen al suelo sin vida.

Poco tiempo después, por la puerta del cuartelillo salía otra cuerda de presos, Son todos hombres. Ocho. José María Tubino Montesinos y los hermanos Modesto y José Carmona Padilla junto a otros cinco hombres más. Llevan atadas las muñecas. Ruido ensordecedor de disparos, los ocho cuerpos sin vida caen al suelo

Los cuerpos de María Antonia y Alfonsa, son los primeros en ser lanzados a la fosa común. Con posterioridad, serían arrojados a la misma el resto de cuerpos hasta un total de 18 personas. El mismo números de asesinatos cometidos en Aguilar de la Frontera, el día 16 de agosto de 1936. Un guardia civil y un guardia municipal apuntan hacia el interior de la fosa y realizan varios disparos al interior de la misma, al bulto de los 18 cuerpos apelmazados unos sobre otros.


Documento original en Memoria Pública (Rafael Espino)


En MEMORIA de las mujeres y hombres del Ejército de la REPÚBLICA Española

Anuncio publicitario